miércoles, 4 de enero de 2017

Se veía venir: la página oficial de la Santa Sede denomina al heresiarca Martín Lutero "testigo del evangelio" y establece oficialmente la conmemoración ecuménica de la herejía y cisma protestante

Como reza el título de esta entrada, se veía venir: la página oficial de la Santa Sede ha publicado, a través del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, un documento en el que, entre otros despropósitos, denomina al heresiarca Martín Lutero como "testigo del evangelio", haciendo oficial, además, la participación de la jerarquía católica en la conmemoración ecuménica de la herejía y cisma protestante.

El documento en cuestión se llama "Reconciliación. El amor de Cristo nos apremia" (puede leerse en español en este enlace), y en él se presentan los "materiales para la Semana de oración por la unidad de los cristianos y para el resto del año 2017". También cabe destacar que, según reconoce expresamente la Santa Sede en este mismo documento, estos "materiales" han sido preparados conjuntamente por el mencionado Consejo Pontificio y por una comisión del Consejo Mundial de Iglesias (agrupación de sectas heréticas condenada por el Beato Pío PP. IX, dicho sea de paso).

Asimismo, llama poderosamente la atención el "AVISO IMPORTANTE" (en mayúsculas en el original) con el que se da inicio al documento. Dice, literalmente, lo siguiente:

Esta es la versión internacional de la Semana de oración 2017. Traducción del original inglés realizada por el Secretariado de la Comisión Episcopal para la Relaciones Interconfesionales de la Conferencia Episcopal Española [...] Los textos bíblicos en español reproducidos en este folleto están tomados de la Biblia Traducción Interconfesional (BTI), Biblioteca de Autores Cristianos, Editorial Verbo Divino, Sociedades Bíblicas Unidas, Madrid 2008. Las abreviaturas de los libros de la Biblia también son las que se utilizan en la BTI.

Llama la atención -o no tanto- que la Biblia de la que se han tomado las citas que aparecen en el documento sea la BTI, la cual, aunque haya sido publicada por la editorial B.A.C. y Verbo Divino -además de por las Sociedades Bíblicas Unidas, que también fueron condenadas por el Beato Pío PP. IX-, es una traducción manipulada de la Biblia para que sea "aceptada" por los protestantes. Además, esta Biblia no tiene notas ni comentarios, pese a que éste es uno de los requisitos exigidos por la Iglesia para todas las traducciones de la Biblia consideradas católicas. Algunos ejemplos de la manipulación del lenguaje que gasta esta traducción interconfesional:

Se excluye la referencia a la descendencia de la mujer -Jesús y la Santísima Virgen- en Gen 3,14; San José pasa de ser el Esposo de María a ser su "marido" en Mt 1,16; las Bienaventuranzas aparecen completamente manipuladas en Mt 5; las diez vírgenes son ahora las diez "muchachas" en Mt 25,1; la Santísima Virgen no es la "llena de gracia" sino "favorecida" de Dios en Lc 1,28; y así describe la consagración del Cáliz durante la Última Cena:

Tomó luego en sus manos una copa, dio gracias a Dios y la pasó a sus discípulos, diciendo: —Bebed todos de ella, porque esto es mi sangre, con la que Dios confirma la alianza, y que va a ser derramada en favor de todos para perdón de los pecados.

Como cualquier católico puede comprobar en cualquier Biblia católica, los pasajes que relatan la institución de la Eucaristía no dicen tal cosa (ver Mt 26,26 y Mc 14,23), sino que dicen, literalmente, que Su Sangre será derramada "por muchos" para la remisión de los pecados. El texto que aparece en la BTI, es una falsedad: Cristo no dijo, ni quiso decir, que la remisión de los pecados fuera universal y que les iba a ser concedida a todos los seres humanos de forma automática por la simple efusión de Su Sangre de una sola vez y para siempre, sino que la remisión de los pecados por la efusión de Su Sangre durante el Santo Sacrificio del Calvario aprovecharía a muchos, pero no todos -como siempre ha enseñado el Magisterio de la Iglesia y es dogma de fe definido Ex cathedra durante el Sacrosanto y Ecuménico Concilio de Trento (dogmático), y, por tanto, irreformable, por ser parte de la Revelación-. Creer lo contrario es una herejía condenada solemnemente por la Iglesia con anatema.

Hecha esta aclaración sobre las citas de la Biblia -no católica- usadas en el documento, y centrándonos en el mismo, señalaré algunos de los despropósitos mencionados más arriba, que copio literalmente y, a continuación, comento:

Teniendo presente esta exigencia de flexibilidad, invitamos a utilizar estos materiales a lo largo de todo el año para expresar el grado de comunión que las Iglesias ya han alcanzado y para orar juntos para llegar a la plena unidad querida por Cristo.

Lo primero, no sé cómo a lo largo de este año, o de cualquier otro, podrá expresarse el grado de comunión alcanzado por no-sé-qué "iglesias": Iglesia sólo hay Una, que es la Iglesia Católica, Cuerpo Místico de Cristo, formada por todos sus fieles, vivos y difuntos (en la tierra, el Purgatorio y el Cielo), con Cristo como su Cabeza. Ya existe, pues, plena Unidad en la Iglesia; siempre ha existido. Los protestantes no forman parte de la misma por voluntad propia. Y en cuanto a la "comunión" de las sectas protestantes con la Iglesia, es, simplemente, inexistente. O sea, el grado alcanzado es cero; ninguno. No existe ninguna comunión. En comunión se está o no se está. No se puede "medio-estar" en comunión, o estar en "medio-comunión". Y los protestantes no lo están. Están fuera de la Iglesia, para su desgracia.

Así define el Catecismo de San Pío X la "reforma" protestante:

129. El Protestantismo o religión reformada, como orgullosamente la llaman sus fundadores, es el compendio de todas las herejías que hubo antes de él, que ha habido después y que pueden aún nacer para ruina de las almas.

Sorprende, pues, el siguiente párrafo, que resume la intención de este lamentable documento:

...los católicos ahora son capaces de prestar sus oídos a los desafíos de Lutero para la Iglesia de hoy, reconociéndole como un «testigo del evangelio» (Del conflicto a la comunión, 29). Y así, después de siglos de mutuas condenas y vilipendios, los católicos y los luteranos en 2017 conmemorarán por primera vez juntos el comienzo de la Reforma.

Por más que se empeñen algunas personas, incluido el Papa Francisco -es su opinión personal, aunque equivocada-, los católicos no reconocemos a Lutero como «testigo del evangelio», sino como el heresiarca que fue y el culpable del cisma protestante y la condenación eterna de tantísimas almas.

Mientras se escribía este texto en 2015, muchas personas e Iglesias en Alemania practicaban la reconciliación ofreciendo hospitalidad a los numerosos refugiados que llegaban de Siria, Afganistán, Eritrea y de países de los Balcanes occidentales, buscando protección y una nueva vida. La ayuda concreta y las importantes acciones que se llevaron a cabo contra el odio al extranjero fueron un claro testimonio de reconciliación para la población alemana.

Además de que Iglesia sólo hay Una, como ya se ha indicado más arriba -y por tanto es falso hablar de diferentes iglesias en Alemania-, aunque no tenga absolutamente nada que ver con la religión, ni con los gravísimos problemas teológicos y doctrinales que aborda -o debería abordar- el documento, éste nos recuerda la intención actual de algunas personas -Papa Francisco incluido- en presentar a la Iglesia como una ONG más y destacar la ayuda material -que no espiritual, que es la principal misión de la Iglesia- que presta a los refugiados -una de las machaconas fijaciones del Papa actual-. En ningún caso colaborar con las sectas protestantes en la ayuda meramente humana y material prestada a los refugiados es testimonio alguno de ninguna reconciliación entre protestantes y católicos, que no se ha producido en el último medio milenio.

En cuando al "contenido de la celebración" ecuménica de la que da cuenta el texto de este documento, éste dice que "celebra la irrevocable reconciliación que hemos recibido a través de la fe en Jesucristo". Nuevamente, cabe preguntarse: ¿Qué reconciliación, si no se ha producido ninguna? ¿Cómo va a ser irrevocable algo inexistente? No hay reconciliación porque los protestantes no tienen la fe católica; no creen lo que creemos los católicos, comenzando por la necesidad de las obras para salvarse, además de la fe, cosa que rechazaba Lutero y rechazan los protestantes actuales. Con razón Lutero despreció -así como algunos otros libros de la Biblia- la Epístola de Santiago que ponía en evidencia la base sobre la que desarrolló todas sus herejías: la Sola Fide (la sola fe) para salvarse:

¿De qué sirve, hermanos míos, que alguien diga: 'tengo fe', si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarle la fe? [...] porque así como el cuerpo sin espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta. (St 2,26)

Otro ejemplo más de manipulación escriturística en este documento:

Este hecho contradice lo que Jesús pidió al Padre en Juan 17,23: «Como tú vives en mí, vivo yo en ellos para que alcancen la unión perfecta y así el mundo reconozca que tú me has enviado y que los amas a ellos como me amas a mí».

Ni que decir tiene que el pasaje evangélico no dice tal cosa, ni, sobre todo, da a entender lo que se sugiere, a saber, que la Iglesia pueda dividirse -o que ya lo esté-. En realidad, la Iglesia siempre ha permanecido, permanece y seguirá permaneciendo Una, aunque haya individuos o grupos que la abandonen, como es el caso de los protestantes. Aquí está el texto tomado de una Biblia católica -en este caso la de Mons. Straubinger, que tiene muy buenas notas-:

Yo en ellos y Tú en Mí, a fin de que sean perfectamente uno, y para que el mundo sepa que eres Tú quien me enviaste y los amaste a ellos como me amaste a Mí.

Y Mons. Straubinger explica en la correspondiente nota este pasaje:

Perfectamente uno: ¡consumarse en la unidad divina con el Padre y el Hijo! No hay panteísmo brahmánico que pueda compararse a esto. Creados a la imagen de Dios, y restaurados luego de nuestra regeneración por la inmolación de su Hijo, somos hechos hijos como Él (v. 22); partícipes de la naturaleza divina (v. 3 y nota); denominados “dioses” por el mismo Jesucristo (10, 34); vivimos de su vida misma, como Él vive del Padre (6, 58), y, como si todo esto no fuera suficiente, Jesús nos da todos sus méritos para que el Padre pueda considerarnos coherederos de su Hijo (Rm. 8, 17) y llevarnos a esta consumación en la Unidad, hechos semejantes a Jesús (1 Jn. 3, 2), aun en el cuerpo cuando Él venga (Fil. 3, 20 s.), y compartiendo eternamente la misma gloria que su Humanidad santísima tiene hoy a la diestra del Padre (Ef. 1, 20; 2, 6) y que es igual a la que tuvo siempre como Hijo Unigénito de Dios (v. 5).

Como se ve, nada tiene que ver este pasaje con la traducción que este documento presenta, ni con la interpretación que se le quiere dar.

Más despropósitos:

Los grandes reformadores como Martín Lutero, Ulrico Zuinglio y Juan Calvino, como también muchos que permanecieron católicos, como Ignacio de Loyola, Francisco de Sales y Carlos Borromeo, intentaron conseguir que la Iglesia occidental se renovara.

Comparar a esos tres heresiarcas con esos tres grandísimos Santos es un insulto a la inteligencia, a la Historia y a la Verdad. Los primeros no querían renovar nada -y, de hecho, no lo hicieron-; y los segundos, a los que el texto desposee de su título de Santos, mantuvieron y difundieron lo que siempre ha enseñado la Iglesia, sin cambiar ni una sola tilde. Lo que hicieron, e hicieron bien, fue condenar a Lutero y combatir la herejía protestante, contraponiendo a ésta la Verdad revelada de la que la Iglesia Católica es depositaria.

Los salmos, los cánticos y los himnos cantan el día cuando toda la creación llegada a su plenitud finalmente alcance su meta, el día en que Dios será «todo en todos». Hablan de la esperanza cristiana, del cumplimiento del reino de Dios en el que el sufrimiento se convertirá en alegría. En aquel día, la Iglesia será revelada en su hermosura y gracia como el único cuerpo de Cristo.

No hay que esperar al final de los tiempos para que la Iglesia se "revele" como el único cuerpo de Cristo: la Iglesia Católica ES el único cuerpo de Cristo; es el Cuerpo Místico de Cristo. Parece que la parte católica en estos encuentros ecuménicos desconociera el Magisterio de la Iglesia a este respecto (véase la Encíclica del Venerable Pío PP. XII "Mystici Corporis Christi, sobre el Cuerpo Místico de Cristo", promulgada el 29 de junio de 1943. En dicha encíclica se dice de forma cristalina.

Para concluir, me parece obligado citar este significativo fragmento de otra Encíclica, en este caso de S.S. Pío PP. XI "Mortalium Animos, acerca de cómo se ha de fomentar la verdadera unidad religiosa", fechada el 6 de enero de 1928, y que a la Santa Sede aún no le ha dado la gana no ha tenido tiempo de traducir y publicar en español en su página web oficial, pese a haber transcurrido ya ochenta y nueve años (89) -se cumplen pasado mañana- desde su publicación:

16. La única manera de unir a todos los cristianos

...la unión de los cristianos no se puede fomentar de otro modo que procurando el retorno de los disidentes a la única y verdadera Iglesia de Cristo, de la cual un día desdichadamente se alejaron; a aquella única y verdadera Iglesia que todos ciertamente conocen y que por la voluntad de su Fundador debe permanecer siempre tal cual. El mismo la fundó para la salvación de todos. Nunca, en el transcurso de los siglos, se contaminó esta mística Esposa de Cristo, ni podrá contaminarse jamás.

Sinceramente, si ésto es todo lo que produce este Consejo Pontificio, el Papa Francisco debería cerrarlo, ya que tan empeñado está en reformar la Curia y los Dicasterios romanos. A la vista está que éste no sirve para nada, salvo, quizás, para engañar a los incautos. Yo no voy a celebrar en 2017 el pecado, la herejía y el cisma de Martín Lutero. Eso es digno de lamentar, no de celebrar.

9 comentarios :

  1. Catholicvs ya lo había comentado a manera de broma, que solo falta que eleve a los altares a este hereje. En verdad me molestan ya tantas consideraciones a los herejes y que descuiden su verdadera tarea que es la de defensores de la fe, ahora el Papa Fransisco prácticamente pide que no se haga proselitismo, católico ni se evangelice, qué clase de Papa es este ? El enemigo en casa y en la cabecera. Ya va siendo la hora de que se le mencionen las herejías a las que está ; porque quienes somos católicos y por temor a la desobediencia y la esperanza en que solo será un mal Pontífice (mal pasajero) nos quedamos callados. Y siempre me gusta recordar que esto ya se veía venir . Como las disculpas de Pablo VI y Juan Pablo II por la Inquisición Española .Que poco letrados, si bien la Inquisición cometió excesos, gracias al Santo tribunal se pudo evangelizar América y contener la entrada de proceres protestantes en territorios católicos
    De Europa y América . Como compara a los santos de la contrarreforma, que insulto con la indiferencia del cuatricentenario de Santa Teresa, por el amor de Dios que lea el currículum de estos santos que además de letrados en teologia ,eran científicos, políglotas, historiadores etc... Hasta importantes ateos los admiran en cambio los reformadores protestantes puros locos fanaticos y esquizofrénicos qué vergüenza .

    saludos cordiales

    ResponderEliminar
  2. El artículo de Catholicvs es claro y valiente. Yo lo subscribo desde el principio hasta el fin y fuera ocioso y atrevido por mi parte hacer algún comentario. Pero no quiero dejar pasar la ocasión. Valga ante todo que yo acepto todos los Documentos del Concilio Vaticano II y la Encíclica Ut unum sint del Papa Juan Pablo II. Dicho esto, hay que añadir que estos Acta del Concilio y del Papa Wojtyla resultan ambiguos en muchos puntos. Por ejemplo el famoso "subsistit in" que el mismo Cardenal Ratzinger contrapuso al "est" de la Encíclica Mystici Corporis Christi refiriéndose a la única Iglesia de Cristo. Sin embargo el mismo Concilio unos renglones más abajo -si no recuerdo mal- dice: -cito de memoria- Esta única Iglesia de Cristo es necesaria para la salvación. Y no podrían salvarse aquellos que sabiendo que fué instituida por Cristo como necesaria, se negaran a entrar y perseverar en Ella. Todo esto es Doctrina Católica, cierto, pero al añadir el "subsistit in" y contraponerlo a las Enseñanzas de Pio XII, se crea confusión y ambigüedad.
    Adónde voy a parar? Pues que de aquellos polvos vienen estos lodos.
    No era necesario el último Concilio. Pero puestos a interpretarlo debe hacerse con sumo respeto y adhesión al Magisterio precedente, resumido admirablemente en las Encíclicas Satis cognitum de León XIII, Mortalium animos de Pio XI y Mystici Corporis de Pio XII.
    En conclusión. Llevamos cincuenta años perdiendo el tiempo. Y a la vista de los acontecimientos, soy, de tejas abajo, muy pesimista.
    Perdón por haberme alargado tanto. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Excelente su análisis de un despropósito que, más allá de anunciar una 'celebración', rubrica un declive de la Iglesia que alcanza cotas de escándalo y prologa un desastre que ya está en boca de todos y cuyo término no seré yo quien lo mencione.
    Confianza en Quien todo lo gobierna y oraciones para que el Señor nos sostenga en la tribulación.

    ResponderEliminar
  4. Por favor. Puede mencionar, dentro de las Biblias autorizadas por la Iglesia,cuáles son las más correctas en cuanto a traducción y comentarios doctrinalmente ortodoxo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su consulta, Suárez:

      Pues depende de lo que busque en concreto, o del empleo que le vaya a dar usted. Puedo decirle las versiones que yo uso: la Sagrada Biblia Nácar-Colunga (edición de 1944), la Sagrada Biblia comentada de Mons. Juan Straubinger (años 1950s), y la edición crítica -para estudio- de Bover-Cantera (edición de 1957). En los tres casos los comentarios y las notas son excelentes y su ortodoxia doctrinal garantizada.

      Un cordial saludo, en Cristo.

      Eliminar
    2. Sencillamente lo preguntaba para uso personal y para recomendar a otros.

      No hay ediciones actuales de esas Biblias que mantengan el rigor de las ediciones que cita?

      Eliminar
    3. Las ediciones posteriores a 1961 no son recomendables (por los comentarios y las notas). Hasta hace poco, las versiones impresas de estas Biblias eran difíciles de conseguir, pero en 2008 la Biblioteca de Autores Cristianos (B.A.C.) reeditó la versión facsímil de la Nácar-Colunga de 1944 -que fue la primera edición-, que, aunque nuevamente descatalogada, aún puede encontrarse en algunas tiendas y para compra online.

      Y en cuanto a la de Straubinger -también conocida como Biblia platense- también fue reeditada en 2008.

      En internet también pueden encontrarse en PDF la Nácar-Colunga de 1944 (escaneada, por lo que no puede copiarse el texto), y la de Straubinger en versión navegable (con enlaces y que sí permite copiar texto).

      Espero que le haya servido de ayuda.

      Eliminar
  5. En mi opinión las ediciones hechas por Rialp, Minos y cualquier editorial ligada al Opus Dei me parecen muy buenas. Quien sabe si las ultimas sean tan buenas ya que no sabemos si el papa Fransisco les contagio la panacea ecuménica.

    Saludos Cordiales

    ResponderEliminar
  6. Francisco:¿Lobo con piel de oveja?, Ven Señor Jesús...

    ResponderEliminar