sábado, 13 de mayo de 2017

A Francisco no le gusta lo que la Virgen dijo en Fátima. Análisis de su primer discurso por el Centenario de las apariciones, en el que tergiversa las palabras de Nuestra Señora y contradice al mismo Cristo

La tergiversación de las palabras de la Santísima Virgen por parte de Francisco durante su discurso de anoche, previo a la bendición de las velas y el rezo del Santo Rosario (puede leerse el discurso completo en la página de la Santa Sede en este enlace), al comienzo de su decimonoveno viaje apostólico por el Centenario de las apariciones de la Santísima Virgen María en Fátima (Portugal), a fin de acomodarlas a sus ideas socio-políticas y a su recurrente discurso sobre la pobreza y la justicia terrenal -sin referencias a Dios, ni a la trascendencia, ni al destino eterno de las almas de todos los seres humanos-, es manifiesta:

"...a todos os abrazo y os confío a Jesús, «especialmente a los más necesitados» —como la Virgen nos enseñó a pedir (Aparición, julio de 1917)—. Que ella, madre tierna y solícita con todos los necesitados, les obtenga la bendición del Señor. Que, sobre cada uno de los desheredados e infelices, a los que se les ha robado el presente, de los excluidos y abandonados a los que se les niega el futuro, de los huérfanos y las víctimas de la injusticia a los que no se les permite tener un pasado".

A pesar de estas palabras de Francisco, en la aparición del 13 julio de 1917 la Santísima Virgen María no dijo tal cosa, ni nada parecido, a los pastorcillos a quienes se apareció. Esto fue lo que realmente dijo Nuestra Señora:

"Cuando recen el Rosario, después de cada misterio digan: 'Oh Jesús, perdónanos nuestros pecados, líbranos del fuego del infierno y lleva al cielo a todas las almas, especialmente a las más necesitadas de tu misericordia".

El mensaje de Nuestra Señora en Fátima es clarísimo: quienes necesitan la misericordia de Dios no son los que padecen pobreza e injusticia material, sino los pecadores, entre quienes no sólo hay pobres, sino también ricos; y entre los que también se incluye no sólo a los fieles laicos, sino también a los sacerdotes, obispos, cardenales... y hasta al mismo Papa; pues, en caso de no arrepentirse de sus pecados y hacer penitencia, además de las desgracias que podrían acaecer ya en este mundo, perecerán eternamente en el infierno.

A continuación, Francisco se refirió a la Santísima Virgen sólo por su nombre de pila: María, a la que define como una "maestra de vida espiritual", término bastante desafortunado que parece más adecuado para una chamana pagana, una médium espiritista o una gurú hinduista1, que para el ser humano más excelso que ha existido y existe después de Nuestro Señor Jesucristo, que además está libre de todo pecado, incluso del original -de ahí que se le llame Inmaculada- y que merece que se le rinda culto de hiperdulía, sólo por debajo de la latría debida a Dios.

Después, hace otra desafortunada burla de aquellos fieles católicos que supuestamente ven a la Santísima Virgen como una "santita" a la que acuden para conseguir lo que él denomina "gracias baratas", juzgando así el corazón y las intenciones de dichos fieles -a los que no conoce-, contradiciendo sus propias palabras (¿quién soy yo para juzgar?) y despreciando la fe popular frente a una supuesta "Virgen María del Evangelio", interpretada a la manera protestante.

La distorsionada visión que Francisco tiene de la fe de los simples fieles le lleva a presentar a la Santísima Virgen de forma despectiva "como deteniendo el brazo justiciero de Dios listo para castigar: una María mejor que Cristo, considerado como juez implacable; más misericordiosa que el Cordero que se ha inmolado por nosotros".

¿Qué católico, por poca formación que tenga, cree que Nuestra Señora es más misericordiosa que Dios? Quizás este Papa tenga un problema de comprensión sobre lo que significa la intercesión ante Dios, tanto de los Santos, como de la Santísima Virgen. Y quizás tampoco haya asimilado -o no quiera aceptar- que Dios es Remunerador y dará a cada uno según sus obras.

Más adelante y enlazando con lo anterior, además de contradecir lo dicho por la Santísima Virgen a los pastorcillos en Fátima, también se atrevió a contradecir las palabras del mismo Cristo Nuestro Señor y de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo en los Santos Evangelios:

"A veces cometemos una gran injusticia contra Dios y su gracia cuando afirmamos en primer lugar que los pecados son castigados por su juicio, sin anteponer —como enseña el Evangelio— que son perdonados por su misericordia".

Pero, ¿enseña éso realmente el Evangelio? Veamos:

Cuando el Hijo de Hombre vuelva en su gloria, acompañado de todos sus ángeles, se sentará sobre su trono de gloria, y todas las naciones serán congregadas delante de Él, y separará a los hombres, unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los machos cabríos. Y colocará las ovejas a su derecha, y los machos cabríos a su izquierda [...] Entonces dirá también a los de su izquierda: "Alejaos de Mí, malditos, al fuego eterno; preparado para el diablo y sus ángeles [...] Y éstos irán al suplicio eterno, mas los justos a la eterna vida" (Mt 25,31-33;41;46).

Él nos mandó predicar al pueblo y dar testimonio de que Éste es Aquel que ha sido destinado por Dios a ser juez de los vivos y de los muertos (Hch 10,42).

Pasando, pues, por alto los tiempos de la ignorancia, Dios anuncia ahora a los hombres que todos en todas partes se arrepientan; por cuanto Él ha fijado un día en que ha de juzgar al orbe en justicia por medio de un Hombre que Él ha constituido, dando certeza a todos con haberle resucitado de entre los muertos (Hch 17,30-31).

Conforme a tu dureza y tu corazón impenitente, te atesoras ira para el día de la cólera y de la revelación del justo juicio de Dios, el cual dará a cada uno el pago según sus obras: a los que, perseverando en el bien obrar, buscan gloria y honra e incorruptibilidad, vida eterna; mas a los rebeldes, y a los que no obedecen a la verdad, pero sí obedecen a la injusticia, ira y enojo (Rm 2,5-8).

Pero gracias a Dios siempre Él nos hace triunfar en Cristo, y por medio de nosotros derrama la fragancia de su conocimiento en todo lugar, porque somos para Dios buen olor de Cristo, entre los que se salvan, y entre los que se pierden; a los unos, olor de muerte para muerte; y a los otros, olor de vida para vida. Y para semejante ministerio ¿quién puede creerse capaz? Pues no somos como muchísimos que prostituyen la Palabra de Dios; sino que con ánimo sincero, como de parte de Dios y en presencia de Dios, hablamos en Cristo (II Co 2,15-17).

Pues todos hemos de ser manifestados ante el tribunal de Cristo, a fin de que en el cuerpo reciba cada uno según lo bueno o lo malo que haya hecho (II Co 5,10).

Ahora se extrañan de que vosotros no corráis con ellos a la misma desenfrenada disolución y se ponen a injuriar; pero darán cuenta a Aquel que está pronto para juzgar a vivos y a muertos [...] Porque es ya el tiempo en que comienza el juicio por la casa de Dios. Y si comienza por nosotros, ¿cuál será el fin de los que no obedecen al Evangelio de Dios? (I Pe 4,4-5;17).

Y díjome: "No selles las palabras de la profecía de este libro, pues el tiempo está cerca. El inicuo siga en su iniquidad, y el sucio ensúciese más; el justo obre más justicia, y el santo santifíquese más. He aquí que vengo presto, y mi galardón viene conmigo para recompensar a cada uno según su obra. Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin. Dichosos los que lavan sus vestiduras para tener derecho al árbol de la vida y a entrar en la ciudad por las puertas. ¡Fuera los perros, los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras y todo el que ama y obra mentira!" (Ap 22,12-15).

Y vi un gran trono esplendente y al sentado en él, de cuya faz huyó la tierra y también el cielo; y no se halló más lugar para ellos. Y vi a los muertos, los grandes y los pequeños, en pie ante el trono y se abrieron libros –se abrió también otro libro que es el de la vida– y fueron juzgados los muertos, de acuerdo con lo escrito en los libros, según sus obras. Y el mar entregó los muertos que había en él; también la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras. Y la muerte y el Hades fueron arrojados en el lago de fuego. Esta es la segunda muerte: el lago de fuego. Si alguno no se halló inscrito en el libro de la vida, fue arrojado al lago de fuego (Ap 20,11-14).

El quid de la cuestión es, sin duda, el ecumenismo mal entendido que se pretende seguir llevando a cabo durante el presente pontificado, y que busca una imposible unión con el protestantismo, del cual toma su visión sobre la justificación, condenada por la Iglesia; lo vemos en otra de las partes del discurso papal de ayer:

"Hay que anteponer la misericordia al juicio y, en cualquier caso, el juicio de Dios siempre se realiza a la luz de su misericordia. Por supuesto, la misericordia de Dios no niega la justicia, porque Jesús cargó sobre sí las consecuencias de nuestro pecado junto con su castigo conveniente. Él no negó el pecado, pero pagó por nosotros en la cruz. Y así, por la fe que nos une a la cruz de Cristo, quedamos libres de nuestros pecados".

Es decir, la "Sola Fide" (la fe sola o sólo por la fe) para salvarse, sin necesidad del arrepentimiento y el cambio de vida que implica el abandono del pecado y la realización de buenas obras: quien simplemente cree, ya se salva, pues Cristo ya murió para salvarnos. No hace falta decir que dicha creencia es totalmente contraria a las palabras de Cristo, como vemos en los Santos Evangelios, y, por tanto, a la Doctrina católica y al bimilenario e irreformable Magisterio de la Iglesia.

Hace cien años, en Fátima, la Santísima Virgen hizo un llamamiento al arrepentimiento y a la penitencia, en consonancia con el mensaje de Su Hijo, Nuestro Señor, en el Evangelio, y avisó de las terribles consecuencias de no hacer caso de sus advertencias.

A cien años de las apariciones marianas que hoy se conmemoran, a Francisco, digno émulo de Juan XXIII, las palabras de la Santísima Virgen María no le gustan, porque no son políticamente correctas, porque anuncian desgracias y porque recuerdan que la misericordia es sólo para los pecadores arrepentidos, mientras que el infierno será el destino final y eterno de todos los pecadores impenitentes.

Sin duda, la Santísima Virgen es piedra de escándalo para los ecumaníacos; un obstáculo para la rendición unilateral e incondicional de la Santa Iglesia a la herejía protestante, tal como algunos pretenden. Pero al final, las puertas del infierno no prevalecerán contra Ella, y, como la misma Virgen María profetizó en Fátima hace cien años, finalmente su Inmaculado Corazón triunfará.



1 El Diccionario de la Real Academia Española define la palabra "gurú" en los mismos términos en que Francisco se ha referido a la Santísima Virgen María:

GURÚ:

1. m. En el hinduismo, maestro espiritual o jefe religioso.
2. m. y f. Persona a quien se considera maestro o guía espiritual, o a quien se le reconoce autoridad intelectual.

32 comentarios :

  1. Las palabras de Francisco sobre el "brazo justiciero de Dios" contradicen además el mensaje de La Salette, aprobado por la Iglesia:

    https://secretummeummihi.blogspot.com.es/2017/05/peregrino-con-maria-en-fatima.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y las de la propia Jacinta (santa ahora), poco antes de morir:

      «La Santa Madre no puede retener más la mano de su Divino Hijo para golpear el mundo con un castigo justo por sus muchos crímenes.»

      Our Lady of Fatima's “Peace Plan from Heaven” pp.12-13

      https://archive.org/details/ourladyoffatimas00unse_0

      Eliminar
    2. ¿Qué dios es ese que hay que sujetar su brazo para no despedazar a sus hijos? ¿No es Dios Amor?
      La Virgen ya está en la Iglesia, allá se la encuentra. ¿Le gusta a Ella crear una paralela acaso con sus mensajes, prolongando sus supuestas apariciones, no ya por años, sino por decenios??

      Eliminar
  2. Decepcionantes los Discursos del papa en Fátima. Ninguna alusión a la Consagración al Corazón Inmaculado de Nuestra Señora, sustituido por la palabra "entrega". La Homilía de esta mañana ha sido de circunstancias, sin emoción verdadera. Un viaje de cumplido y nada más. Ciertamente la Santísima Virgen María se merecía muchísimo más. El análisis que ha hecho, estimado Catholicvs, es acertadísimo y debería servir para abrir los ojos a tantos tontos que no se dan cuenta del peligro en que estamos. Se está embotadando en nuestras mentes la Verdad Católica, sustituida por meras palabras carnales y terrenas.
    Que lejos estamos de aquel 25 de marzo de 1984, Jubileo extraordinario del 1950 aniversario de la Redención Humana. Aún resuenan en mis oídos las vibrantes palabras del Santo Padre Juan Pablo II en la Plaza ds San Pedro de Roma ante la veneranda Imágen de la Virgen de Fátima traída expresamente de su Santuario portugués:
    "De la facilidad de pisotear los Mandamientos de Dios, oh Bienaventurada Virgen María, líbranos, líbranos.

    ResponderEliminar
  3. Estimado Catholicvs, acertado análisis del discurso de Francisco I en Fátima, gracias.

    Quisiera complementarlo destacando algunas conclusiones:

    1. Constatar la incomodidad de Francisco I en eventos eminentemente católicos, se le veía tenso y como fuera de lugar. Todo lo contrario de cuando está en actos con protestantes, musulmanes, … o con sus amigos políticos comunistas (Castro, Morales,…). Vemos que rehúye en lo posible los actos católicos, por ejemplo, él no asiste al Congreso Eucarístico Nacional que se celebra en Italia, con presencia tradicional del Papa.

    2. Abroncó a los católicos una vez más, ahora a costa de la devoción a la Virgen.

    3. Aprovechó el evento y la repercusión mundial para colocar su doctrina neo-luterana sobre «la justificación por la misericordia».

    4. Lo más grave es el desafío a la misma Virgen María, tergiversando sus mensajes, como bien señala, Catholicvs.

    5. De alguna manera ha intentado socavar la fe en lo que significa Fátima.

    En fin, toca paciencia e incrementar la oración y la penitencia por la Iglesia, y por las almas que están siendo engañadas y su salvación puesta en peligro.

    ResponderEliminar
  4. Me parece que el Papa Francisco no está haciendo absolutamente nada para zafar del infierno. Recemos por él, para que se abra a la gracia de la conversión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ocurrir un milagro sumamente grande para que se convierta, porque en su fuero externo está obstinado (que es uno de los pecados contra el Espíritu Santo, y por ello no tiene absolución).

      Eliminar
  5. Dios ha bendecido a la iglesia con un papa como Francisco. No veo alusión aquí a la cita de Mt. 25... si ha de haber un juicio ese será sobre el amor. A veces se hace más caso a mensajes que no se sabe si ocurrieron, que al mensaje central de Jesús: el Reino de Dios y su justicia. Esa es la predicación central del papa.El que tenga oídos, que oiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejemoslo en que Dios ha permitido que fuera Papa y que evita que haga más daño del que ya hace. A quien debes hacer caso es a Cristo. O también duda de sus palabras porque no había grabadoras en aquella época?? Tiene montones de citas del Evangelio donde se nos dice claramente que no habrá misericordia para los malvados. Esa es la justicia de Dios y no la meliflua misericordia de boquilla que sólo pretende utilizar a la religión para expandir ideología política ¡de izquierdas claro!

      Eliminar
    2. ¿"Si ha de haber un juicio"? ¿"Se hace más caso a mensajes que no se sabe si ocurrieron"? Obviamente, usted es de la secta bergogliana psudoprotestante, pero no católico.

      Eliminar
    3. Honestamente no encontramos qué tiene de “bendición” tiene su presencia en el petrino solio. Siendo un poco blandos, es más una prueba para determinar quién es fiel a la Sana Doctrina Católica de siempre y quién se dejará llevar por la Apostasía.

      Kyrie eleison!

      Eliminar
  6. http://media.medias-presse.info/wp-content/uploads/2017/05/ignace_centenaire_fatima_coeur_immacule_russie-mpi-735x1024.jpg

    ResponderEliminar
  7. Enseña San Agustín que "La justicia es un atributo que desagrada a los inicuos y malos". Dios no deja de ser bueno al ejercer la justicia ni se muestra inmisericorde al ser justo, como diabólicamente sugiere Bergoglio. Es herético dividir la justicia y la bondad de Dios. Además eso apunta Bergoglio.

    Por tanto, el quid de la cuestión, como señala el dueño del blog, no es el ecuménismo; esa cosa retorcida es solo un instrumento mortífero en manos de un ser espiritualmente perverso que lucha contra Dios y Su Santa Madre (que valor....) para instaurar el reino del Anticristo en la tierra. Esto es lo que hay. No hay más.

    ResponderEliminar
  8. dios ama la justicia ,no jusgueis y no sereis jusgados.Amaos los unos a los otros como yo os he amado .

    ResponderEliminar
  9. Es muy duro ver que un Papa, Francisco I, del que ya sabemos que no es católico, haya elegido precisamente Fátima, para exponer con toda claridad y contundencia la doctrina luterana que profesa de «justificación por la fe», actualizada por él como «justificación por la misericordia».

    Es todo un reto a la Virgen y su mensaje en Fátima: invitación a la conversión, penitencia y sacrificio para reparación de los pecados; la visión del infierno; las consecuencias históricas del pecado, pues sí, las guerras siguen y el marxismo continúa expandiendo sus nefastas consecuencias (aborto, ideología de género,…..), incluso en la Iglesia.

    La Iglesia ha reconocido la veracidad de las apariciones y los mensajes conectados. Se trata de un hecho histórico, en el que se expresa la misericordia de Dios. María, como cualquier madre que ama a sus hijos, advierte de los peligros del pecado, no para asustar, sino para ayudarnos a elegir el bien, y nos muestra también como la libertad humana puede cambiar el futuro.

    Hoy el mensaje de Fátima es más actual que nunca. Sigamos la invitación de la Virgen, para nuestra salvación y la del mundo, y apartémonos de la falsa doctrina que se ha expuesto astutamente en lugar tan sagrado, que conduce a la perdición eterna.

    ResponderEliminar
  10. Apreciado Catholicvs, este comentario no es para públicar, sólo quería decirle que aunque el montaje fotográfico es muy preciso del contenido del discurso, no parece respetuoso con Nuestra Señora ¿le gustará a ella?. Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su comentario. Lo he publicado sin darme cuenta, pero no pasa nada. Me da pie para aclarar que en ningún momento hay falta de respeto por mi parte, ni ante Nuestra Señora, ni ante Francisco. Simplemente es una manera gráfica de expresar la omisión del mensaje de la Virgen en Fátima que alude al arrepentimiento y la penitencia, pues no hay misericordia alguna sin esas dos premisas. Se ha silenciado a Nuestra Señora. En cuanto a la elección de las imágenes en sí, el único criterio ha sido que pudieran coincidir en tamaño y posición. Simplemente me he limitado a unir las dos imágenes que forman parte de la composición -que cualquiera puede encontrar en Internet por separado-.

      Un cordial saludo, en Cristo.

      Eliminar
    2. El fotomontaje es buenísimo, lo resume a la perfección. Un pie de foto «Calladita estás más mona» lo habría bordado, pero quizá sería excesivo. Creo que voy a robarle la foto.

      Eliminar
  11. Hay que caer en la cuenta que la petición de la Virgen para rezar al final de cada misterio debe estar bien traducida. ¿Es posible que se pida a Dios que lleve al cielo a TODAS las almas, cuando por otros textos evangélicos sabemos que no es así Y POR LA CONSTANTE ENSEÑANZA DE LA IGLESIA? Conozco dos traducciones que me parecen más acordes, una que pide al Señor que "atraiga" al cielo a todas las almas, es decir , que Dios no se canse de ejercer su misericordia con las almas más necesitadas, aunque ya no lo merezcan, dándoles gracias y llamándolas al cielo pero, dejando su libertad y, por tanto, su posible condenación por no responder. La otra traducción, seguramente más verosimil, aunque también debería ser acotada teológicamente, es que el texto se refiere a las "almiñas", que en portugués son las almas del Purgatorio y, aún en este caso, una podría ser la petición y otra la realidad, ya que dejaría el Purgatorio vacío si fuera escuchada la plegaria por Dios. Tal vez algún teólogo debería estudiar el tema profundamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con ligeras variaciones, fruto de las distintas posibilidades en la traducción, lo que la Santísima Virgen pide creo que está clarísimo y que todo el mundo puede entenderlo. Además, se trata de una obra de misericordia: "rogar a Dios por los vivos y difuntos". Hacerlo no significa que Dios vaya a salvar a todos, pues el hombre tiene libre albedrío y puede rechazar las gracias que Dios le concede y que le permitirían salvarse. Pero, como desconocemos el modo de actuar de Dios y Él mismo nos pide -y también la Santísima Virgen- que oremos, pues debemos hacerlo. Resumiendo: es bueno desear y pedir que todo el mundo se salve; pero eso no implica que todos vayan a salvarse. Y, desde luego, hay que orar por las almas del Purgatorio, que ya tienen asegurada la futura entrada en el Cielo, pero que sufren penas y no pueden merecer, por lo que debemos rezar por ellas. Gracias por su comentario, en cualquier caso.

      Eliminar
  12. Ha estado usted muy acertado, Catholicvs, en su análisis. Hoy, Roberto de Mattei en Corrispondenza Romana titula:"Francisco reinterpreta Fátima" y señala que Jorge Mario Bergoglio nunca fué a Fatima ni de Obispo ni Sacerdote.
    La verdad es que se necesita tener la cara muy dura para falsificar tantas cosas, desde el Evangelio, la Doctrina Católica, la Moral, las Mariofanías explicitamente aprobadas por los Papas. Fatima tiene el aval oficial de Pío XII, Pablo VI, Juan Pablo I (al que parece ser que sor Lucia le pronosticó el breve Pontificado -el Cardenal Luciani había pedido entrevistarse con la vidente-) y el gran devoto de la Virgen: el Santo Padre Juan Pablo II sin olvidar a Joseph Ratzinger-Benedicto XVI que estuvo varias veces de Cardenal en el Santuario y de Papa en el 2010.
    Francisco se aparta de sus Predecesores, falsea la Doctrina Moral Católica, ha falseado clamorosamente ahora el Mensaje de Fátima. Adonde nos quiere llevar este Papa? De vértigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No olvide también que rebaja a Ntr.ª Sr.ª como un modelo a seguir, alguien que siguió de cerca a Cristo, nada más. De manera artera se carga el culto de hipedulía y su papel de reina de todo lo creado, tal como se medita en el 5.º misterio glorioso. Francisco tiene de mariano lo que yo de Napoleón, siempre me pareció que lo considera meramente una devoción piadosa y ahora lo ha demostrado

      Eliminar
  13. En la gran actualidad de los mensajes de la Virgen en Fátima, conviene recordar las palabras del entonces Cardenal Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, que escribió en el documento de la CDF sobre los secretos de Fátima (26-06-2000), el comentario teológico, todo opuesto a la falsa doctrina exhibida el 12 de mayo. En relación con una de las visiones que la Virgen mostró a los niños, explica:

    "El ángel con la espada de fuego junto a la Madre de Dios recuerda imágenes análogas en el Apocalipsis. Representa la amenaza del juicio que incumbe al mundo. La perspectiva de que el mundo podría ser reducido a cenizas en un mar de llamas, hoy no es considerada pura fantasía: el hombre mismo ha preparado con sus inventos la espada de fuego. La visión muestra después la fuerza que se opone al poder de destrucción: el esplendor de la Madre de Dios, y proveniente de él, la llamada a la penitencia. De este modo, se subraya la importancia de la libertad del hombre: el futuro no está determinado de un modo inmutable, y la imagen que los niños vieron, no es una película anticipada del futuro, en que nada podría cambiarse. Toda la visión tiene lugar en realidad sólo para llamar la atención sobre la libertad y para dirigirla en una dirección positiva. El sentido de la visión, es el de movilizar las fuerzas del cambio hacia el bien".

    Esta es hoy nuestra tarea, en un contexto eclesial muy difícil en el que nuestra fe está siendo probada.

    ResponderEliminar
  14. Muy preocupante que el Papa Francisco eluda hablar y exhortar a la conversión, al volvernos del pecado a la gracia, siguiendo las enseñanzas de Nuestro Señor. Se "olvida" el llamado al arrepentimiento y a la penitencia que Nuestra Madre nos pide en todas sus manifestaciones. La Misericordia divina no elimina la voluntad e intencionalidad humana; es irracional esa concepción.

    ResponderEliminar
  15. Excelente articulo Catholicvs, Ya sabemos que al Papa le molestan los temas católicos, nunca habla del aborto, de la eutanasia, se refiere a la Virgen como simplemente Maria . En vedad tengo muchas dudas, pero podría casi apostar que no reza el rosario. No merecemos un Papa de tan poca fé y con una agenda muy mundana y panteísta.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  16. 100 años después de pedirle a Luis XIV la consagración de Francia al Sgdo. Cor. de Jesús, transmitido por Santa Margarita María de Alacoque (y no hacerle caso), su descendiente Luis XVI fue destronado. Un tiempo después, guillotinado.

    100 años después de Fátima (y probablemente por tampoco hacerle caso con la consagración EXPLÍCITA de Rusia al Inmaculado. Cor. de María con todos los obispos del mundo), UN PAPA PREDICA EXPLÍCITAMENTE LA HEREJÍA.

    Hasta ahora la iba rozando, ladinamente, siempre se justificaba con interpretaciones torcidas. YA NO, y ha sido en Fátima. ¿Nadie se da cuenta que estos 100 años marcan un antes y un después?

    ResponderEliminar
  17. http://comovaradealmendro.es/2017/05/fatima-la-parte-aun-no-revelada-del-tercer-secreto-versa-la-gran-apostasia-la-iglesia/

    ResponderEliminar
  18. Y que decir del Papa cuando vino a México y estuvo buen tiempo orando ante la imágen de la Virgen de Guadalupe en su basílica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y, no sé si fué casualidad o no -yo no creo en las casualidades- no pudo mantenerse en pie ante la Sagrada Imágen de la Santísima Virgen de Guadalupe ( no pintada por mano humana ) y cayó desplomado sobre el sillón que le habían preparado. Yo ví las impactantes imágenes. Como sucedió aquí en Valencia el pasado Domingo, fiesta externa de la Virgen de los Desamparados - la Solemnidad litúrgica con Misa propia concedida por el Papa Juan XXIII se celebra el sabado y este año coincidió con el 13 de mayo Memoria de la Virgen de Fátima- como sucedió, digo, aquí: momentos antes del Traslado de la Virgen se desplomó uno de los batientes de la puerta de bronce (más de 1000 kilos) que se encuentra a los pies del Templo. Lo mismo le sucedió a Napoleon I cuando iba a ser consagrado por el Siervo de Dios Pío VII. El aguila imperial dorada de su carroza se desplomó. El Papa estaba ya desde hacía dos horas en Notre Dame. Y fué una señal de lo que le aguardaba al gran Corso.No se mueve la hoja del arbol sin la permisión de Dios.

      Eliminar
    2. Entonces, el largo rato ante la sagrada imagen de la Virgen de Guadalupe, debió ser para recuperarse físicamente.

      Eliminar
  19. Al oponerse a la Madre de Dios, produciendo lógicamente un gran escándalo, este hombre que se sienta en el solio pontificio demuestra insolencia y orgullo, que no tiene conciencia de lo sagrado, que está determinado a imponer su ideas e ideología ante todo lo que se le oponga, y en definitiva que no tiene «Temor de Dios», pero ya sabemos que éste es uno de los dones del Espíritu Santo.

    ResponderEliminar