jueves, 20 de abril de 2017

Otros dos escándalos: dos arzobispos contra la Iglesia... y cómo no ¡contra el Cardenal Burke!

El pasado sábado 15 de abril, Marco Tosatti dio cuenta, en un artículo aparecido en 'La nuova bussola quotidiana' (ver aquí), de una entrevista realizada el 25 de marzo por el periodista Bruno Boccaletti al cardenal hondureño Óscar Andrés Rodríguez Maradiaga (en la foto de la izquierda, disfrazado de palestino), arzobispo de Tegucigalpa y miembro del G-9 de Francisco, en la que arremete contra los cuatro cardenales (Caffarra, Burke, Meisner y Brandmüller) que presentaron las "dubia" al Papa, de los que dice que ni siquiera se han leído "Amoris laetitia", se burla de ellos diciendo que "están jubilados", y les acusa de "fariseos", aduciendo para ello que nunca han dicho nada sobre quienes fabrican y venden armas.

Resulta irónico que sea precisamente este cardenal, involucrado en el escándalo por la compra del silencio de la Iglesia,
por parte del infame George Soros, para que el Papa no hablara del aborto durante su visita a EE.UU., quien se atreva a dar lecciones morales a nadie, cuando además no tiene nada que ver el pésimo argumento que usa con las "dubia" presentadas por los cuatro cardenales.

Por otra parte, ayer mismo 'LifeSiteNews' (ver aquí) se hacía eco de las acusaciones contra la propia Iglesia que, durante la pasada Semana Santa, ha lanzado Diarmuid Martin, arzobispo de Dublín (en la imagen de la derecha, junto a Michael Byrne, un diácono abiertamente homosexual que hasta tiene un perfil en una página de contactos sexuales gay, en la que busca "maduros" de entre 50 y 90 años), en las que la acusa de haber excluido en el pasado a los homosexuales -entre otros- y de haber oprimido a las personas, convirtiéndose en una "religión de miedo", y no como ahora, en que la Iglesia de Francisco es "misericordiosa".

Cabe recordar que este prelado se negó a orientar a los fieles católicos -mayoritarios en Irlanda-, en el referéndum sobre el homomonio de 2015, además de haber atacado también él -¡oh, qué casualidad!- al Cardenal Burke por no ver el lado "amable y tolerante" del Islam. Casi nada.

6 comentarios :

  1. Catholicus, celebro que se haya dado usted cuenta de cómo es en realidad el Arzobispo de Dublín, a quien hace varios meses defendía usted frente a las reservas que yo manifesté hacia su pontificado:

    http://catholicvs.blogspot.com.es/2016/07/reportaje-y-fotos-de-la-solemne-santa.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su comentario, José. Le pido disculpas porque al releer las respuestas a sus comentarios de entonces me he dado cuenta de que estaba demasiado a la defensiva y quizás interpreté mal sus intenciones -o me resistía a ver la realidad-. La verdad es que ahora tengo que darle la razón. Entonces le dije que no me fiaba de las fuentes que enlazó -que siguen sin gustarme-, y que oficiar la Santa Misa Tridentina no convertía a Martin en "tradicionalista" -que no lo es-. Pero estas últimas declaraciones son totalmente impresentables e impropias de un obispo; y el caso del tal Michael Byrne tal vez expliquen muchas cosas. Si algo debemos agradecer a este pontificado, es que está saliendo toda la basura a la superficie y cada uno se va retratando. Veremos cuál es el siguiente capítulo -porque me temo que éste no es el último, ni mucho menos-.

      Un cordial saludo, en Cristo.

      Eliminar
    2. Releyendo aquellos comentarios, veo que usted dijo que el Cardenal Ricard se opuso en su día a la promulgación del Motu Proprio "Summorum Pontificum", ¿cómo es posible si ha dado tanto apoyo al Instituto del Buen Pastor?

      Eliminar
    3. Habrá que preguntárselo a él. Medio año antes de la promulgación de "Summorum Pontificum", cuando el Papa consultó a los obispos, Ricard era contrario, y, de hecho, en diciembre de 2006, en su discurso de clausura de la asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal Francesa, hizo alusión a la posible "liberalización" de la Misa Tridentina diciendo que "una Iglesia en la que cada uno construye su propia capilla siguiendo sus gustos personales, su sensibilidad, su elección de la liturgia o sus opiniones políticas ya no sería la Iglesia de Cristo. Hoy es necesario resistir a la tentación de una 'religión a la carta'". Es curioso que durante casi cuarenta años fuese precisamente éso lo que había existido -la creatividad litúrgica primaveral no ha tenido límites, y no digamos las ideas heterodoxas de toda índole-, y fuera precisamente cuando el Papa Benedicto XVI consultó a los obispos sobre la Misa Tridentina, cuando a Ricard se le ocurre hablar de 'religión a la carta'. Si pensaba tal cosa antes o después, si se ha arrepentido, si luego simplemente acató la voluntad del Papa, o si se ha convencido de la bondad de la liturgia tradicional después, vaya usted a saber. En cualquier caso, bien está lo que bien acaba. Y, no nos olvidemos: oficiar la Santa Misa Tridentina -y más cuando sólo se hace de forma esporádica y extraordinaria- no es siempre y en sí mismo garantía de tradicionalismo, ni tampoco de ortodoxia -cuando los Papas condenaron el modernismo sólo se oficiaba dicha Misa-.

      Eliminar
  2. Volviendo al Arzobispo de Dublín, ¿cómo se compagina esa aparente condescendencia con la homosexualidad de ciertos clérigos con haber retirado a sus seminaristas del Colegio San Patricio de Maynooth por entender que allí existe una "cultura homosexual"?

    http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=27142

    Y, en fin, ¿Byrne es diácono permamente o transitorio?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y el payaso heretico de Maradiaga es uno de los mas cercanos consejeros de Francisco. Dime con quien andas y te dire como eres.

      Eliminar