martes, 11 de abril de 2017

El Cardenal Burke habla sobre las "dubia" y la posible corrección formal al Papa Francisco y el General de los jesuitas también habla (para seguir cuestionando la historicidad e inspiración de los Evangelios)

El Cardenal Burke ha hablado sobre la posible corrección formal al Papa Francisco: será en privado... si le recibe. Desgraciadamente, el Prepósito General de los jesuitas (en la foto de la derecha) también ha vuelto a hablar para reafirmarse en sus ideas heterodoxas, insistiendo en que no había grabadoras en tiempos de Jesús.

S. E. R. Raymond Leo S.R.E. Card. Burke, ex Prefecto del Supremo Tribunal de la Signatura Apostólica y actual Patrón (sin funciones) de la ex Soberana Orden de Malta, lo ha hecho en una larga entrevista concedida en su domicilio de Roma a D. Gabriel Ariza y publicada ayer en Infovaticana, en la que aborda temas como las dubia, la posible corrección formal al Papa Francisco, la crisis de la Orden de Malta, el Banco Vaticano (I.O.R.), Donald Trump, el "consorte" del presidente de Luxemburgo y los proabortistas invitados al Vaticano, o la posible concesión de una Prelatura a la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X (FSSPX).

En la entrevista ha afirmado que los cuatro cardenales que presentaron las dubia sobre Amoris laetitia al Papa Francisco cuentan con el apoyo de más cardenales, aunque sólo ellos cuatro firmaran el documento en el que le piden, por el bien de la Iglesia, que aclare las dudas que le han planteado.

Sin descartar una corrección formal pública al Papa Francisco, aclara que previamente le volvería a pedir en privado que respondiera a las dudas, aunque lleva meses sin hablar con él porque, a pesar de haberle pedido una audiencia, aún no se la ha concedido. Además, por tratarse de una cuestión que debe ser abordada con gran respeto, no hay fijada una fecha, ya que no quiere que afecte al manejo del asunto o que signifique una falta de respeto para las partes implicadas.

También ha aclarado que, como dijo el mismo Francisco, sigue manteniendo el título de Patrón de la Orden de Malta, pero que ya no tiene función alguna en ella, pues el Papa ha dejado claro que la única persona que puede tratar los asuntos de la Orden en su nombre es el arzobispo Becciu. Tiene claro, además, que la readmisión del Gran Canciller -Albrecht von Boeselager, el responsable del reparto de condones- era uno de los objetivos principales de la crisis de la Orden que llevó a la destitución renuncia voluntaria del Gran Maestre. Le parece sospechoso que las tres personas involucradas en el asunto de una millonaria donación a la Orden fueran las encargadas de investigar la destitución de Boeselager y que recomendaran que se le restituyera en su puesto. A los pocos días, su hermano, Georg von Boeselager, fue nombrado miembro de la Comisión de Control del Instituto de las Obras de Religión (I.O.R.), más conocido como el Banco Vaticano. Puede leerse más información sobre este caso en entradas anteriores: aquí, aquí, aquí y aquí.

Además de otras cuestiones, como la posible Prelatura a la FSSPX, la política estadounidense, el tratamiento de "consorte" dado por el Vaticano al hombre con el que cohabita el presidente de Luxemburgo, o la invitación a impartir conferencias en el Vaticano a personajes impulsores del aborto y la anticoncepción, también ha hecho referencia a las recientes declaraciones del General de la Compañía de Jesús, Arturo Sosa Abascal, en las que ha cuestionado la historicidad de los Evangelios y que el Espíritu Santo inspirara su redacción, al afirmar que hay que reinterpretar las palabras del Señor para adaptarlas a estos tiempos y porque en su época no había grabadoras. Naturalmente, al Cardenal Burke le parece increíble que pueda hacer este tipo de declaraciones, que tacha de completamente erróneas y que también necesitan ser corregidas.

En este sentido, ayer mismo, 10 de abril, Crux publicaba nuevas declaraciones de Arturo Sosa, en las que lejos de retractarse de lo que dijo (ver aquí), se reafirma en sus palabras y se muestra "asombrado" por el escándalo que han provocado:

"No sé por qué tanta gente se ha enfadado conmigo por lo que dije, que fue que en tiempos de Jesús no había grabadoras, porque es verdad", ha afirmado Sosa, para después volver a insistir en que hay que reinterpretar las palabras de Cristo porque "cuando interpretamos es para entender mejor lo que Jesús dijo directamente [...] y así también entenderemos mejor cómo actuar como él [en minúscula en el original]".

12 comentarios :

  1. "In claris non fit interpretatio"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente: ante la claridad no cabe interpretación. Si 'Amoris laetitia' fuera clara, sin ambigüedades, no cabrían las interpretaciones divergentes -y sus consecuencias prácticas- que se han dado del documento. Razón de más para que Francisco lo aclare.

      Eliminar
    2. Pido disculpas porque en mi laconismo creo que no me he explicado bien.

      Me refería a las declaraciones de Arturo Sosa, alegando que era necesario interpretar las palabras de Jesucristo en el Evangelio. Son palabras muy claras, como muestra la reacción de los discípulos al conocer la absoluta prohibición del divorcio: "si tal es la condición del hombre con la mujer, más vale no casarse".

      Son palabras claras, pero Sosa exige que sean interpretadas. De ahí mi invocación al aforismo clásico "in claris non fit interpretatio".

      Eliminar
    3. Disculpe que haya malinterpretado sus palabras. Estoy totalmente de acuerdo con usted: las palabras de Nuestro Señor son muy claras y no se prestan a interpretaciones diversas, por lo cual quienes quieren socavar la doctrina católica sólo pueden recurrir a negar la mayor: "las palabras son claras, pero ¿fueron esas sus palabras?" Así, cuestionando su autenticidad, matan dos pájaros de un tiro; a saber, tratar de defenderse de su notoria heterodoxia e intentar proseguir con su agenda demoledora.

      Eliminar
  2. Monseñor Rafael Escudero López - Brea , obispo español , prelado de Moyobamba en Perú ; uno más , en la lista de los defensores de la sana doctrina , pro - dubia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por su comentario, Mauricio. Había leído sus directrices pastorales. Por supuesto será añadido a la lista. Un cordial saludo, en Xto.

      Eliminar
  3. "¿Cree que habrá una corrección pública formal al Papa Francisco?

    Eso todavía no está claro. Antes de dar ese paso, me dirigiría una vez más al Santo Padre personalmente para decirle: Santo Padre, el asunto es tan grave que debemos corregirlo, y confío en que el Santo Padre responderá en ese momento".

    Me parece que lo de la corrección formal se está diluyendo y finalmente no se va a producir. ¿O de verdad el Cardenal Burke aún piensa que le Papa va contestar a los "dubbia" si le siguen insistiendo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Contestar a las dubia como tal, quizás no. Pero dependiendo de cómo le planteen las cosas, puede que elabore otro documento que palie los problemas provocados por las ambigüedades de "Amoris laetitia". Como dice el Cardenal Burke, para que sea posible es necesario hacerlo de tal forma que nadie quede mal o en evidencia. Pero, evidentemente, esta posibilidad tampoco es seguro que se produzca. Sólo cabe esperar.

      Eliminar
  4. Una entrevista correcta, clara y en ocasiones preocupante. Preocupante cuando el señor Cardenal se refiere a los misteriosos manejos económicos en la Orden de Malta. Creo que Su Eminencia está en una situación dificil. El mismo lo dice. Desde noviembre no ha visto al Papa y mantiene una, a mi entender, triste reserva. En mi opinión, he visto al Purpurado muy pesimista de fondo, aunque desde luego mantiene la esperanza cristiana. Creo que ésta debe ser la lección que se saque y que a mí me ha parecido la única posible en estos momentos: frecuentar los Sacramentos, rezar mucho, mantenerse unidos en la Verdad de la única Iglesia de Cristo. Y esto lo añado yo, aunque se transluce en las palabras del Cardenal, esperar.
    En cuanto al padre General de la Compañía, el mismo Cardenal Burke ha dejado claro que la Congregación para la Doctrina de la Fe debería intervenir y corregirle.

    ResponderEliminar
  5. Esperar respuesta de Francisco I a las “Dubia” es ilusorio, pues ya ha dejado claro cuál fue su objetivo con Amoris laetitia, que se aplique como lo hacen en Buenos Aires, Alemania, Austria, Bélgica, Filipinas o Malta.

    Pero atención al consistorio del día 20. En su momento, Mons. Burke dijo que uno de esos encuentros de cardenales con Francisco I, podría ser la oportunidad para plantear el problema, pero no ha habido ninguno desde entonces, pues suspendió el que estaba convocado para la última creación de cardenales el pasado noviembre, y se interpretó que fue para evitar precisamente esa posibilidad.

    No cabe duda de que una corrección de Francisco I sería una gran conmoción en la Iglesia, de ahí la prudencia.

    ResponderEliminar
  6. Me siento avergonzado de pertenecer a la misma iglesia que el Sr. Sosa---payaso modernista clasico. Este es el tipo de ser aberrado y malvado que Francisco adora y promueve. Si esa es la verdadera Iglesia Catolica (que no lo creo) yo en conciencia no puedo pertenecer a ella.

    ResponderEliminar
  7. La prudencia llevada despues de un punto y cuando se requiere por circunstancias extremas accion deja de ser una virtud y se convierte en cobardia. Los apostoles y los martires no eran tan "prudentes."

    ResponderEliminar