viernes, 14 de julio de 2017

Ecumenismo bueno y ecumenismo del odio: el cardenal Osoro celebra el 500 aniversario de la herejía protestante en Madrid mientras el jesuita Antonio Spadaro ataca a los católicos "integristas" estadounidenses por luchar contra el aborto o la ideología de género

Hoy mismo, el cardenal Carlos Osoro, arzobispo de Madrid, ha asistido a la inauguración de la conmemoración internacional del quinto centenario de la herejía protestante. El acto, que ha comenzado a las 19:00 horas en el Wizink Center de Madrid, forma parte del programa de actos organizado por la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE). Es la primera vez en la Historia que un representante de la jerarquía católica asiste a dicho contubernio congreso, de los ocho que ha habido hasta ahora -el primero se celebró en 1919-.

Además de Osoro, también ha asistido el ministro de Justicia (del Partido Popular), Rafael Catalá, que entre las perlas que ha soltado reconoce y agradece los frutos de la Reforma para España (¿cuáles?) y la influencia positiva del protestantismo en la sociedad española (sin dar ejemplos). Naturalmente, también ha asistido la comunista alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que no se pierde una y ha soltado más perlas aún.

Lo único positivo -aunque va a quedar en agua de borrajas- es que la Federación de Entidades Evangélicas ha pedido al Ministerio de Justicia que se pronuncie sobre si la ley LGTB vulnera la libertad religiosa. ¡Como si les fueran a responder positivamente, habiendo sido el gobierno del Partido Popular el que ha elaborado e impuesto dicha ley en la Comunidad de Madrid!

En fin, este es el "ecumenismo bueno", frente al "ecumenismo del odio" (sic) que critica el impresentable Antonio Spadaro en un artículo del otrora diario católico jesuita -hoy libelo de ultraizquierda- La Civiltà Cattolica, publicado tras el visto bueno del Vaticano: La revista La Civiltà Cattolica arremete contra católicos y protestantes conservadores en Estados Unidos, en el que, a dos manos junto al "pastor" protestante nombrado por Francisco como director de la versión argentina de L'Osservatore Romano, atacan a los evangélicos "fundamentalistas" y católicos "integristas" estadounidenses -sobre todo si han votado a Donald Trump en lugar de a la proabortista y anticristiana Hilaria Clinton-, por unirse para luchar por la educación religiosa en las escuelas y contra el aborto, el homomonio o la ideología de género. Ver para creer.

Nota: la fotografía que abre esta entrada, en la que se ve a Carlos Osoro de cachondeo riéndose junto al cardenal Rodríguez Madariaga -miembro del G-9 de Francisco y único cardenal vivo que se ha atrevido a insultar públicamente a otros cardenales (ver aquí)- y al conocido personaje de ultraizquierda y pro-gay conocido como "padre" Ángel -quien, extrañamente, aparece disfrazado de cura, con un alzacuellos seguramente prestado, en lugar de su habitual corbata roja-, no ha sido tomada en el acto de esta tarde, del que aún no hay imágenes gráficas publicadas, sino que es de archivo.

7 comentarios :

  1. Respuestas
    1. Duda ...¿porque ponen la imagen de Bergoglio y el texto FRANCISCVS PP. I
      SVMMVS PONTIFEX ECCLESIÆ VNIVERSALIS?

      Eliminar
    2. Pablo: Está respondiendo a un comentario de un anónimo escrito hace dos días. Le aseguro que la imagen a la que se refiere no la ha puesto ese anónimo, sino yo, que soy quien ha creado y escribo este blog. Le aclaro, además, que antes de esa imagen estuvo la de S. S. Benedicto XVI; y después de ésta habrá la del próximo cardenal que sea elegido en cónclave.

      Como la duda que plantea no parece ser tal duda, pues la respuesta puede encontrarla cualquiera hasta en la misma Wikipedia (que no es una web religiosa precisamente), en la que dice que Francisco es el 266º y actual Papa de la Iglesia católica desde que fue elegido el 13 de marzo de 2013, le respondo a lo que usted pregunta sin preguntar: hasta la fecha, Francisco es el Papa por decisión de los señores cardenales que le eligieron ese 13 de marzo de 2013. De ahí la preocupación de no pocos católicos sobre lo que dice y hace, o sobre lo que no dice y no hace. Y también sobre lo que dicen y hacen, o callan y dejan de hacer, algunas de las personas de las que se rodea. Simplemente, porque afecta a la vida de la Iglesia, a los católicos y a su salvación o condenación eternas. Si fuera un cualquiera, podría decir o hacer lo que quisiera y nadie le prestaría la más mínima atención, pues no tendría la más mínima trascendencia.

      Espero haber aclarado su duda y también lo que no ha preguntado. Gracias por comentar.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. El que no se ha dado cuenta todavía "Quién" está sentado en el trono de San Pedro, usurpándolo, está totalmente ciego !
    Bergoglio, instrumento de Satanás, está demoliendo la Santa Iglesia rápidamente junto con sus cómplices pro-sodomitas, abortistas, que quieren eliminar la Eucaristía con una ceremonia luterano-católica muy pronto. Jesús nos ha dicho ya quién es Bergoglio, él es el falso profeta de Apocalipsis 13. La iglesia bergogliana NO ES LA SANTA IGLESIA DE JESUCRISTO !

    ResponderEliminar
  3. Bergoglio es un usurpador, que está demoliendo la Iglesia de Jesucristo hace 4 anios. Esta es palabra de Jesús, no la mía. Jesús nos ha dicho que Bergoglio es el falso profeta de Apocalipsis 13. Por eso es que expulsó del Vaticano a todos los que se oponen a su conducta inmoral (diabólica) y a la destrucción de la Santa Iglesia, el último ejemplo es Cardenal Muller. Bergoglio quiere eliminar la Eucaristía, hacer mujeres sacerdotes y diaconos, el casamiento de homosexuales en la Iglesia Catolica, y muchos sacrilegios más y por eso echa a la calle al que se opone a sus planes satánicos. Bergoglio usa a sus cardenales sacrílegos para insultar a los católicos conservadores y fieles a Jesucristo. Es hora de abrir los ojos a la Verdad Divia !(Apo.13) (www.ellibrodelaverdad-mensajes.com)

    ResponderEliminar
  4. Si Bergoglio nos sale longevo, bastará solo con dos consistorios más , para que la Iglesia se termine de autodestruir, las conferencias episcopales de E.U. La mayoría de las Africanas, la Polaca, algunas latinoamericanas (Perú , México ) Son su siguiente merienda. Los Obispos , sacerdotes y laicos que sigan esperando que el Espíritu Santo ilumine a Bergoglio pagaran muy caro su silencio. Porque están viendo él linchamiento de los justos y no hacen nada. Ya no es necesario explicar con manzanas lo que está sucediendo. El estado de putrefacción de la curia Romana es palpable desde donde se voltee a ver, esto apesta.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  5. Aun recuerdo cuando -allá por los años 80 del siglo pasado- el Cardenal Primado Don Marcelo González Martín (el último Cardenal de España, usted ya me entiende, estimado Catholicvs) recomendó a los fieles españoles que no se subscribieran a "Ecclesia" el Semanario de los Obispos españoles y que se subscribieran a "L'Osservatore Romano" edición española mensual. Eran los tiempos del Papa Juan Pablo II y la palabra clara y límpida del Papa llegaba como fuente cristalina a los sedientos católicos españoles. Yo le hice caso y aun guardo todos los ejemplares del Año Santo 2000. Los demás los dejé en la estanteria del atrio de mi antigua Parroquia, donde se almacenan las más variadas Revistas religiosas, Ecclesia inclusive. He de decir que L'Osservatore Romano desapareció de las estanterías en dos días. Allí estaban las espléndidas Catequesis del Papa sobre San José (año 1996), allí la Canonización de San Juan Sarkander, de los Mártires de Kosice San Esteban Pongracz y compañeros. Allí la Conmemoración del 450 aniversario del Concilio de Trento con el bellísimo Mensaje del Papa, allí la Enciclica Veritatis Splendar y más tarde la Evangelium Vitae. Era el palpitar vivo de la Iglesia Católica.
    Y a qué viene todo esto? Hoy ya no soy subscriptor de L'Ossevatore Romano. Y tengo que enterarme por esta querida Página, que L'Osservatore ha apostatado de la Fe Católica. Más, no se puede decir. Yo comparto prácticamente todo lo que dice el anterior Comentarista y naturalmente le agradezco que me informe de hasta dónde hemos llegado. Porque yo ya no leo L'Osservatore Romano. Por desgracia.
    Gracias una vez más, Catholicvs.

    ResponderEliminar