martes, 20 de junio de 2017

Los cuatro cardenales (Brandmüller, Burke, Caffarra y Meisner) vuelven a pedir audiencia por el silencio ante las dubia y Francisco vuelve a dar la callada por respuesta. Texto íntegro en español de la carta

La noticia del día es, sin duda, la publicación ayer, lunes 19 de junio, por parte de Edward Pentin en el National Catholic Register, de una nueva carta enviada por el Cardenal Cafarra, en nombre de los cuatro cardenales que presentaron las dubia sobre "Amoris laetitia" a Francisco (S. E. R. Walter S.R.E. Card. Brandmüller, S. E. R. Raymond Leo S.R.E. Card. Burke, S. E. R. Carlo S.R.E. Card. Caffarra y S. E. R. Joachim S.R.E. Card. Meisner), en la que le vuelven a solicitar audiencia (ver aquí y aquí) para tratar el tema. Habiendo sido escrita el pasado 25 de abril, fue entregada en mano el día 6 de mayo, pero tras mes y medio Francisco sigue dando la callada por respuesta.

Aquí está el texto íntegro de la carta en español:

Santo Padre,

Con cierta inquietud, me dirijo a Vuestra Santidad durante estos días de Pascua. Lo hago en nombre de Sus Eminencias los cardenales Walter Brandmüller, Raymond L. Burke, Joachim Meisner y yo mismo.

Queremos comenzar renovando nuestra dedicación absoluta y nuestro amor incondicional a la Cátedra de Pedro y a su augusta persona, en la que reconocemos al Sucesor de Pedro y al Vicario de Jesús: el «dulce Cristo en la tierra», como le gustaba decir a Santa Catalina de Siena. No compartimos en absoluto la postura de aquellos que consideran vacante la Sede de Pedro, ni la de quienes quieren atribuir a otros la responsabilidad indivisible del munus petrino. Actuamos motivados únicamente por la conciencia de la grave responsabilidad que conlleva el munus de cardenales: ser consejeros del Sucesor de Pedro en su ministerio soberano. Y la responsabilidad que también conlleva el sacramento del episcopado, que «nos ha colocado como obispos para pastorear la Iglesia que Él compró con su sangre» (Hch 20,28).

El 19 de septiembre de 2016, entregamos a Vuestra Santidad y a la Congregación para la Doctrina de la Fe cinco dubia, pidiéndole que resolviese las incertidumbres y aclarase algunos puntos de la Exhortación Apostólica postsinodal Amoris Laetitia.

No habiendo recibido ninguna respuesta de Vuestra Santidad, hemos tomado la decisión de pedirle respetuosa y humildemente una audiencia, si le parece bien a Vuestra Santidad. Adjuntamos, como es costumbre, una Hoja de Audiencia en la que indicamos los dos puntos que deseamos discutir con usted.

Santo Padre,

Ha transcurrido un año desde la publicación de Amoris Laetitia. Durante este tiempo se han manifestado públicamente interpretaciones de algunos pasajes objetivamente ambiguos de la Exhortación postsinodal que no solo divergen del Magisterio permanente de la Iglesia, sino que son contrarias al mismo. A pesar de que el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe ha declarado repetidas veces que la doctrina de la Iglesia no ha cambiado, han aparecido numerosas declaraciones de obispos, cardenales e incluso conferencias episcopales que aprueban lo que el Magisterio de la Iglesia nunca ha aprobado: no solo el acceso a la Sagrada Eucaristía por parte de aquellos que objetiva y públicamente viven en una situación de pecado grave y tienen la intención de permanecer en ella, sino también una concepción de la conciencia moral contraria a la Tradición de la Iglesia. De este modo, sucede -¡Qué doloroso es ver esto!- que lo que es pecado en Polonia se considera bueno en Alemania y que lo que está prohibido en la archidiócesis de Filadelfia se permite en Malta. Y lo mismo en otros lugares. Esta situación recuerda la amarga observación de Blaise Pascal: «Justicia a este lado de los Pirineos, injusticia al otro; justicia en la orilla izquierda del río, injusticia en la orilla derecha».

Numerosos fieles laicos bien preparados, profundamente enamorados de la Iglesia y firmemente leales a la Sede Apostólica, se han dirigido a sus pastores y a Vuestra Santidad para ser confirmados en la sagrada doctrina sobre los tres sacramentos del Matrimonio, la Confesión y la Eucaristía. Y en estos mismos días, en Roma, seis fieles laicos de todos los continentes han presentado un seminario de estudio muy concurrido con el significativo título de «Traer claridad».

Frente a esta grave situación, en la que muchas comunidades cristianas se ven divididas, sentimos el peso de nuestra responsabilidad y nuestra conciencia nos obliga a solicitar humilde y respetuosamente una audiencia.

Pedimos a Vuestra Santidad que nos recuerde en sus oraciones y nos comprometemos a recordarle en las nuestras, a la vez que solicitamos su bendición apostólica.

Cardenal Carlo Caffarra

Roma, 25 de abril de 2017

Fiesta de San Marcos Evangelista


—–

HOJA DE AUDIENCIA

1. Solicitud de aclaración de los cinco puntos indicados por los dubia; razones de esta solicitud.

2. Situación de confusión y desorientación, especialmente entre los pastores de almas, in primis los párrocos.


5 comentarios :

  1. Ni contesta ni contestará. A los Eminentísimos Purpurados solo les queda una salida. En estos gravísimos momemtos prima solo la Gloria de Dios y el bien de las almas que es la única Ley suprema en la Iglesia como declara el Código de Derecho Canónico en su último Canon (edición de 1983) . Sobran disquisiciones teológicas y debates bizantinos. Es la hora de la acción. Ni un minuto más de sacrilegios, blasfemias, herejía luterana, desprecio a N. S. Jesucristo y a su Santa Iglesia Católica. Corrección formal y respuesta por escrito de Bergoglio con juramento de fidelidad a la Doctrina Católica.

    ResponderEliminar
  2. Bergoglio nunca los recibirá ; si fuesen 4 rabinos o 4 luteranos ; si lo haría con gran gusto ¡¡ que dolor !!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los rabinos o los luteranos no son un peligro para sus planes de destruir la Iglesia Católica y construir una iglesia a su gusto pro luterana. Pero estos cuatro cardenales católicos que le ponen delante, con las "Dubia" y la Carta, que está socavando los sacramentos y toda la doctrina católica, estos si son un peligro para sus diabólicos planes. Y se sabe que ahora va a por la "Humanae Vitae" y la Santa Misa.

      Cuando se quiere imponer algo se desprecia a los que se resisten y, por otra parte, debe de estar satisfecho porque lamentablemente su doctrina anticatólica avanza, en pocos días hemos visto la sacrílega misa en Argentina y los nombramientos antiVida de la ex Academia Pontificia para la Vida.

      Arcángel San Miguel, defiéndenos en la batalla!

      Eliminar
  3. Para estas fechas la corrección Papal ya debe de estar realizada, solo han de estar esperando el momento idóneo para publicarla, A partir de aquí vamos a ver quienes se hacen los que no vieron nada y los que apoyan a estos cuatro Eminentissimum Cardenales. Ya es hora de darse cuenta de que tenemos a un Mal Papa, como los hemos tenido a lo largo de la Historia. Ya no se le puede defender por mas que se quiera, De el sale la Herejía, la difamación, la poca devoción a la Eucaristía a la Santísima VIrgen , a los Santos que derramaron su sangre y dieron su vida en contra de la herejía protestante, los que Evangelizaron América, África, parte de Asia ni los nombra. Su nulo pronunciamiento en contra del Aborto y la eutanasia, su simpatía por los proabortistas. Ha acabado con los FI está derrumbando lo que considera rígido y conservador (Orden de Malta, Heraldos del Evangelio). Y por si fuera poco promueve la no evangelización, porque lo considera agresión a otras religiones.

    Basta ya es suficiente.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. En este isntante, solo nos queda implorar: MARANATHA,MARANATHA,MARAATHA.

    ResponderEliminar