viernes, 20 de abril de 2012

El diario socialista "El País" ataca de nuevo: ahora criminaliza a los católicos tradicionalistas y arremete contra la Iglesia en España

Llama la atención -es un decir- la profusión de detalles -manipuladores a más no poder- y la extensión dedicada por el diario socialista "El País", en su sección de "Sociedad", a una noticia vieja de la que no hay novedad alguna, para atacar a la Iglesia: la imputación de los autores de la web "Germinans Germinabit" por emplear, presuntamente, datos falsos al registrar la mencionada página en Internet para evitar represalias contra ellos en caso de ser identificados.

¡Vaya novedad: el libelo anticatólico de ultraizquierda "El País" criminalizando a la Iglesia Católica en cuanto tienen la mínima excusa! Y en concreto, a aquellos católicos cercanos a la Santa Misa tradicional, a la que describen como aquella "de espaldas a los feligreses y en latín".

Fue hace una semana y, aparte de que la noticia ya es vieja -se habrán quedado sin noticias que contar, pues como la empresa está en quiebra, al leerles cada vez menos gente, no tendrá para pagar a alguien que busque auténticas noticias-, los de "el País", de espaldas a la realidad, tratan como condenados a quienes sólo son imputados -y por tanto, a quienes hasta que se emita una sentencia, tras ser probados los hechos, también cabe la posibilidad de ser absueltos-, para después seguir imputando ellos, indirectamente, a toda la Jerarquía española, como quien no quiere la cosa: que si el Cardenal Rouco, que si el Cardenal Cañizares, que si la Conferencia Episcopal... La única "buena" es una inexistente "iglesia catalana". ¡Naturalmente! Sobre todo si el redactor de esta vieja, insidiosa y manipulativa "noticia" es un tal "Pere Ríos", de Barcelona.

Y todo para acabar alabando al sindicato de izquierdas HOAC (supuestamente "Hermandad Obrera de Acción Católica"), en proceso de extinción, y metiendo de rondón la "reforma laboral" del Gobierno del PP. Conclusión: cualquiera que no sea nacionalista catalán o aquellos que estén de acuerdo con la reforma laboral del Gobierno de España (o incluso que voten al PP) merecen ir a la cárcel, por "ultracatólicos", "anticatalanes" y "anti-progres". ¡Cosas veredes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada