jueves, 5 de mayo de 2016

Hoy es uno de los jueves que relucen más que el sol: solemnidad de la Ascensión del Señor


ET CVM HAEC DIXISSET VIDENTIBVS ILLIS ELEVATVS EST ET NVBES SVSCEPIT EVM AB OCVLIS EORVM CVMQVE INTVERENTVR IN CAELVM EVNTE ILLVM ECCE DVO VIRI ADSTITERVNT IVXTA ILLOS IN VESTIBVS ALBIS QVI ET DIXERVNT VIRI GALILAEI QVID STATIS ASPICIENTES IN CAELVM HIC IESVS QVI ASSVMPVUS EST A VOBIS IN CAELVM SIC VENIET QVEMADMODVM VIDISTIS EVM EVNTEM IN CAELVM [ACT I IX XI]

ALLELVIA ALLELVIA PS. XLVI ASCENDIT DEVS IN IVBILATIONE ET DOMINVS IN VOCE TVBAE ALLELVIA PS. LXVII DOMINVS IN SINA IN SANCTO ASCENDENS IN ALTVM CAPTIVAM DVXIT CAPTIVITATEM ALLELVIA


Dicho esto, a la vista de ellos, se elevó, y una nube se lo quitó de los ojos. Y miraban fijos al cielo viéndolo irse; y se les presentaron dos hombres vestidos de blanco, que les dijeron: "Hombres de Galilea, ¿qué hacéis ahí plantados, mirando al cielo? Este Jesús, que ha ascendido de aquí al cielo, vendrá, así, como lo habéis visto marcharse al cielo". (Hch 1, 9:11)

Aleluya, aleluya. Dios asciende entre aclamaciones, el Señor a son de trompeta. Aleluya (Sal. 46. 6). Dios marcha del Sinaí al santuario, sube a la cumbre llevando cautivos. Aleluya (Sal. 67,18-19).

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada