jueves, 28 de abril de 2016

Entrevista íntegra a Mons. Athanasius Schneider en español: Sínodo de la familia, Concilio Vaticano II, crisis de la Iglesia, vídeos papales, kikos, judíos, islam, ecumenismo, crisis migratoria, ortodoxos, misericordia divina, Eucaristía, Liturgia tradicional, Comunión en la mano y Regnum Eucharisticum

En la misma línea que la entrevista concedida a Rorate Caeli por S. E. Mons. Athanasius Schneider, obispo titular de Celerina y auxiliar de Santa María de Astaná (Kazajistán), a finales del pasado mes de enero, de la que hice la traducción al español y reproduje en este blog (ver aquí), el mes pasado también concedió otra entrevista a D. Dániel Fülep (en la imagen, junto a Mons. Schneider), Director del Centro de Estudios Superiores John Henry Newman de Hungría (puede leerse en inglés en la página original), durante su primera visita al país. Allí, entre los días 4 y 6 de marzo impartió una serie de conferencias y ofició la solemne Santa Misa Tridentina Pontifical con gran afluencia de fieles. Al día siguiente, 7 de marzo, visitó el Parlamento húngaro y la catedral de San Esteban, donde oró por Hungría ante la reliquia de la mano del Santo rey. He traducido al español la entrevista íntegra -traducida a su vez del húngaro al inglés por D. Gábor Sallai-, que presento a continuación, ya que algunas páginas que la han publicado no lo han hecho en su totalidad, y algunas partes de dichas traducciones, además, no se entendían bien. Como aclaración, debe tenerse en cuenta, al leer ciertas afirmaciones de Mons. Schneider, que en el momento en que concedió esta extensa entrevista aún no había sido publicada la Exhortación Apostólica post-sinodal "Amoris laetitia". Aquí está la entrevista completa -excluyendo las notas al pie-, en la que Mons. Schneider toca temas tan diversos como los pasados Sínodos de la familia (de 2014 y 2015), el Concilio Vaticano II, la crisis de la Iglesia, los vídeo-mensajes papales, el Camino Neocatecumenal (kikos), los judíos, el islam, el ecumenismo, la crisis migratoria, los ortodoxos, la misericordia divina, la Eucaristía, la Liturgia tradicional, la Comunión en la mano y el Regnum Eucharisticum:

Acerca de los Sínodos de la familia

Sr. Fülep: Después del Sínodo Extraordinario, muchas personas se han asustado o llenado de falsas esperanzas. Quienes esperaban un cambio en la doctrina moral de la Iglesia probablemente se vieron decepcionados por el contenido de la Relación final. Sin embargo, ¿no fue, de hecho, una prueba experimental para suavizar la doctrina de la Iglesia abriendo la puerta a graves abusos y otros intentos futuros similares? ¿Qué piensa de ésto VE conociendo el Informe Final del Sínodo Ordinario?

Mons. Schneider: Bueno, gracias a Dios, el informe final del Sínodo hizo declaraciones claras sobre el comportamiento homosexual, el cual es inaceptable a la luz de la moral cristiana, y también contiene buenas y claras afirmaciones contra la ideología de género. Gracias a Dios. Pero como dije en mi análisis del informe final, la sección del informe sobre las parejas que vuelven a casarse sigue siendo ambigua. Por eso, quienes promueven la comunión para la divorciados vueltos a casar rápidamente dijeron que el informe final representaba una puerta abierta, aunque no directamente, para el acceso a los sacramentos de los vueltos a casar. Los obispos, sin embargo, deben evitar tales declaraciones ambiguas en los documentos oficiales. Por supuesto, el informe final no es un texto del Magisterio, gracias a Dios, sino un simple informe. Por lo tanto, debemos esperar y tener esperanza que haya otro texto oficial del Magisterio que exponga claramente la doctrina católica.

Sr. Fülep: En una entrevista Su Excelencia dijo sobre el Sínodo extraordinario, que "lamentablemente la Relación final del Sínodo también contiene un párrafo con el voto sobre la cuestión de la Santa Comunión a los divorciados vueltos a casar. A pesar de que no alcanzó los necesarios dos tercios de los votos, es preocupante y sorprendente que la mayoría absoluta de los obispos presentes votaran a favor de [dar] la sagrada Comunión a los divorciados vueltos a casar, lo que se refleja negativamente la calidad espiritual del episcopado católico actual". ¿Qué piensa VE acerca de esta mala calidad espiritual del episcopado católico? ¿Cuáles son las razones profundas de ello?

Mons. Schneider: Durante muchos años hemos observado que muchas de las Conferencias Episcopales oficiales predominantemente se han ocupado de asuntos temporales y terrenales en lugar de [ocuparse] de los sobrenaturales y eternos aunque estos últimos deben ser considerados los más importantes en la vida de la Iglesia. Salvar almas y conducirlas al cielo: esta es la razón por la cual Cristo vino a salvarnos y fundó la Iglesia. Por eso la Iglesia tiene que conducir a la gente al cielo y proporcionarle verdades divinas, gracias sobrenaturales y la vida de Dios. Esta es la principal tarea de la Iglesia. Ocuparse de los asuntos temporales es cosa del gobierno. Por lo que aquí veo un traspaso de las obligaciones del gobierno, de la autoridad civil, a los obispos, sucesores de los Apóstoles. Por supuesto, sobre la base de su doctrina social, la Iglesia puede aconsejar al gobierno para que la vida social se adapte más a la ley natural. Pero esta no es la principal tarea de la Iglesia. Es una tarea secundaria. La crisis actual de la Iglesia es en gran parte debido a esto: la sustitución de la tarea principal por las secundarias.

Sr. Fülep: El Sínodo Ordinario emitió un informe final con algunas propuestas pastorales dirigido al discernimiento del Papa. VE escribió a este respecto que "durante el Sínodo ya aparecieron esos nuevos discípulos de Moisés y los nuevos fariseos que en los números 84-86 del Informe final abrían la admisión de los divorciados vueltos a casar a la sagrada Comunión por la puerta de atrás [...] Durante las dos últimas Asambleas del Sínodo (2014 y 2015) los nuevos discípulos de Moisés y los nuevos fariseos enmascararon su rechazo formal a la indisolubilidad del matrimonio y la abrogación del Sexto Mandamiento a través de un tratamiento caso por caso...". Aquí también, el método es el típico lenguaje ambiguo del modernismo. Encontramos términos ambivalentes o equívocos, por ejemplo: "vía de discernimiento", "acompañamiento", "forum internum", "orientaciones episcopales", "diálogo con el sacerdote", "una mayor integración en la vida de la Iglesia". Parece que en el Informe final (y sobre todo en los párrafos 85-86) la conciencia anula la ley divina. ¿No fue éste el mismo error de Lutero? Está relacionado con el principio protestante del juicio subjetivo sobre asuntos de fe y disciplina y la teoría errónea de la "optio fundamentalis" [opción fundamental], ¿verdad?

Mons. Schneider: A pesar de que estos párrafos establecen que el juicio individual de la conciencia de estas parejas se debe hacer de acuerdo con la doctrina de la Iglesia, sigue habiendo una falta de claridad. Los que promueven la comunión para los divorciados vueltos a casar, como por ejemplo el cardenal Kasper y su grupo, sostienen abiertamente que si bien la doctrina de la Iglesia permanece, sin duda existe la posibilidad de que los divorciados vueltos a casar puedan recibir la Comunión. Por lo que reconocieron la posibilidad de un contraste entre la doctrina y la práctica. Esta es también la posición típica del protestantismo. Se mantiene la teoría o la doctrina, las obras no son tan importantes y necesarias. Este es el peligroso principio de la salvación sólo por la fe. Y los mismos párrafos no dicen que la cohabitación fuera de un matrimonio válido es pecado. Esto es objetivamente una grave omisión. El informe final dice indirectamente que para los divorciados casados ​​de nuevo la culpabilidad de la cohabitación se podría reducir o incluso no imputarse debido a algunas circunstancias o las emociones que sufren. Sin embargo, la aplicación del principio implícito de la cohabitación fuera del matrimonio es completamente incorrecta. Quienes cohabitan tienen la intención de cometer pecado de forma continua, por lo que no es un acto inmoral espontáneo. Deben tener el propósito de evitar actos sexuales fuera del matrimonio. Y de la misma manera, esa imputabilidad del pecado de cohabitación también podría aplicarse a la cohabitación de los jóvenes sin casar. Admitiendo tal teoría, estos obispos anulan el Sexto Mandamiento de [la Ley de] Dios. Y si se acepta este principio, ninguno de los pecados contra el sexto mandamiento será ya considerado pecado. En cierto sentido esto es la abrogación del Sexto Mandamiento.

Sr. Fülep: Sobre el Informe final del Sínodo Ordinario VE dijo que "parece inaugurar una cacofonía doctrinal y disciplinar de la Iglesia Católica, lo que contradice la esencia misma de ser católico" ¿Podría explicarlo?

Mons. Schneider: Cacofonía es lo contrario a la sinfonía. Sinfonía significa que todas las voces se combinan para producir armonía, mostrando la misma. En la cacofonía, una de las voces parece incorrecta. Está en contra de la verdad de la melodía. Y así, cuando este Informe final no puede afirmar claramente la inmoralidad de la convivencia de las personas divorciadas, cuando no logra exponer claramente las condiciones establecidas por Dios para la digna recepción de la sagrada Comunión, otros usarán ese fracaso para proclamar una mentira, por lo que su voz estará en contra de la verdad, lo mismo que en la música una voz falsa está en contra de la verdad de la sinfonía.

Sobre el Concilio Vaticano II

Sr. Fülep: En una conferencia teológica en Roma en diciembre de 2010, usted planteó la necesidad de "un nuevo Syllabus" en el que la autoridad magisterial papal debería corregir las interpretaciones erróneas de los documentos del Concilio Vaticano II. ¿Qué piensa a día de hoy?

Mons. Schneider: Creo que en este momento de confusión es absolutamente necesario que exista ese Syllabus. Syllabus significa una lista, una enumeración de peligros, declaraciones confusas, malinterpretaciones, etc; una enumeración de los errores más extendidos y comunes en cada área, ya sea el dogma, la moral o la liturgia. Por otra parte, también se deben clarificar y evaluar positivamente los mismos puntos. Seguramente se hará, porque la Iglesia siempre ha hecho precisiones muy claras, sobre todo tras momentos de confusión.

Sr. Fülep: "Aggiornamento" fue el nombre que se dio al programa pontificio de Juan XXIII en un discurso del 25 de enero de 1959, y fue una de las palabras clave usadas durante el Concilio Vaticano II. ¿Cuál es la interpretación
correcta de esa expresión?

Mons. Schneider: Para el Papa Juan XXIII el "aggiornamento" no era cambiar la verdad, sino explicarla de una manera más profunda y pedagógica para que las personas puedan entenderla
mejor y aceptarla. El Papa recalcó que "aggiornamento" significa mantener la fe en toda su integridad. Fue sólo tras el Concilio cuando esa palabra fue tergiversada totalmente para cambiar la fe. Esa no era la intención de Juan XXIII.

Sr. Fülep: Otro término malinterpretado es el de "participatio actuosa". Incluso en sentido clerical significa que preferiblemente todo el mundo debería realizar una tarea durante la liturgia. Es como si este término hiciera referencia a trajín o activismo. Ni siquiera aparece la idea de actividad interna.

Mons. Schneider: La primera persona en emplear la expresión "participatio actuosa" fue el Papa Pío X en su famoso motu proprio "Tra le sollecitudini", sobre la Música Sacra. El Papa habla de "participatio actuosa" y explica que quiere decir que los fieles deben ser conscientes de las palabras y ritos sagrados durante la Santa Misa, participando conscientemente en vez de distraídamente. Su corazón y su boca tienen que concordar. Se puede encontrar prácticamente el mismo significado en el documento "Sacrosanctum Concilium" del Concilio Vaticano II, en el que no podemos encontrar ninguna reinterpretación importante del término. Y Sacrosanctum Concilium enseña que en la práctica participatio actuosa significa escuchar, responder, cantar, arrodillarse y hasta estar en silencio. Fue la primera vez que el Magisterio se refirió al silencio como una forma de participatio actuosa. Así que, debemos acabar con algunos mitos sobre la "participatio actuosa".

Sobre la crisis de la Iglesia

Sr. Fülep: Debemos darnos cuenta de que actualmente existe una profunda fractura dentro de la Iglesia. El panorama es muy complejo, pero simplificando podemos decir que hay una dolorosa confrontación entre el modernismo y la tradición. ¿Cómo podría Su Excelencia
explicar esta dicotomía en la vida de la Iglesia?

Mons. Schneider: Ya llevamos viviendo y experimentando esta dicotomía 50 años desde el Concilio. Por un lado, hay signos positivos en la Iglesia. Por otro lado,
algunos obispos y sacerdotes están difundiendo auténticos errores. Tal situación es contraria a la naturaleza de la Iglesia. Jesucristo mandó a los Apóstoles y sus sucesores conservar el depósito de la fe, o sea, la fe católica, intacta, y por eso los Apóstoles incluso murieron por ella. Quienes tienen autoridad en la Iglesia deben actuar contra tal situación y corregirla.

Sr. Fülep: Si analizamos la vida de la Iglesia, podemos darnos cuenta de que estamos viviendo una época extraordinaria [fuera de lo normal]. La apostasía es general quizás en todas partes y las herejías campan a sus anchas: modernismo, conciliarismo, arqueologismo, etc. Desgraciadamente, también vemos indicios de herejía entre los obispos. Los historiadores dicen que esta crisis nos retrotrae al tiempo del arrianismo. Si esta comparación es correcta, ¿en qué se parece la época del arrianismo y nuestros días?

Mons. Schneider: La crisis arriana del siglo IV causó una confusión general en toda la Iglesia. Por eso la herejía o las medias verdades y ambigüedades sobre la divinidad de Cristo se difundieron ampliamente en esa época. Sólo quedaron muy pocos obispos que se opusieran abiertamente a esa herejía y la ambigüedad que representaban los llamados semi-arrianos. En aquellos días sólo el clero políticamente correcto era promovido a altos cargos eclesiásticos como el de los obispos, porque el gobierno de aquellos tiempos sostenía y promovía la herejía. En cierta manera es similar a nuestra época. En nuestros tiempos no sólo se niega un dogma de fe, sino que hay una confusión general en casi todos los ámbitos de la doctrina católica, la moral y la liturgia. También en nuestros días, la mayor parte de los obispos están bastante callados o tienen miedo de defender de la fe católica. Por lo tanto, mi respuesta es 'sí', hay similitudes.

Sr. Fülep: Algunos sugieren que sería importante que un nuevo dogma definiera el término "tradición" y delimitara claramente los vínculos entre la tradición y el papado, los concilios, el magisterio, etc. Este nuevo dogma podría defender la tradición contra, por ejemplo, el conciliarismo o una interpretación incorrecta del primado papal. ¿Qué opina sobre ésto?

Mons. Schneider: Tenemos un documento del Concilio Vaticano II sobre la Divina Revelación, Dei Verbum, en el que hay muy bellas declaraciones. Afirma que el Magisterio, el Papa, no está por encima de la Palabra de Dios o la Tradición, sino que, como un servidor de la Palabra de Dios, escrita y transmitida
oralmente (= tradición), está por debajo de Ella. También debe resaltarse que el Papa, el papado, no es el dueño de la tradición o de la liturgia, sino que debe preservarlas como un buen jardinero. El Papa debe preservar y defender la tradición como un servidor fiel. Creo que sería bueno profundizar en la reflexión sobre la relación entre el Magisterio y la Tradición.

Sr. Fülep: Hoy en día, los fieles católicos deben de sentir la debilidad y las disfunciones del Magisterio:
me atrevo a decir, sin exagerar, que en los medios de comunicación católicos oficiales se pueden oír, leer o ver errores mayúsculos, ambigüedades y, lo que es peor, herejías, por parte de sacerdotes de alto rango, y es triste reconocerlo, también de obispos y altos dignatarios eclesiásticos, casi diariamente. Una parte significativa de las declaraciones oficiales –también de las más altas [instancias]– es confusa, contradictoria, engañando a muchos fieles. ¿Qué deberían hacer los fieles católicos en estos tiempos difíciles? ¿Cómo podemos permanecer fieles a la Fe en esta situación? ¿Cuál es nuestro deber?

Mons. Schneider: En la historia de la Iglesia siempre ha habido momentos de profunda crisis de fe y moral. La crisis más grave y peligrosa fue, indudablemente, la crisis arriana del siglo IV. Fue un ataque a muerte contra el misterio de la Santísima Trinidad. En aquellos tiempos fueron prácticamente los simples fieles quienes salvaron la Fe católica. Analizando esa crisis, el Beato John Henry Newman dijo que fue la "Ecclesia docta" (es decir, los fieles que reciben la instrucción del clero) en lugar de la "Ecclesia docens" (o sea, los depositarios del Magisterio eclesiástico) quienes salvaron la integridad de la Fe católica en el siglo IV. En momentos de crisis profunda, a la Divina Providencia le gusta valerse de los sencillos y humildes para demostrar la
indestructibilidad de Su Iglesia. La siguiente afirmación de San Pablo también puede aplicarse a la situación interna de la Iglesia: "Dios ha escogido lo insensato del mundo para confundir a los sabios; y lo débil del mundo ha elegido Dios para confundir a los fuertes" (I Cor 1, 27). Cuando los simples fieles observan que los representantes del clero, y hasta del alto clero, ignoran la fe católica y proclaman errores, deben rezar por su conversión y reparar las faltas del clero a través de un valiente testimonio de la fe. A veces, los fieles también deben aconsejar y corregir al clero, pero siempre con respeto, es decir, siguiendo el principio de "sentire cum Ecclesia", como lo hicieron, por ejemplo, Santa Catalina de Siena y Santa Brígida de Suecia. En la Iglesia todos formamos un cuerpo, el Cuerpo Místico de Cristo. Cuando la cabeza (el clero) es débil, los otros miembros deben tratar de fortalecer todo el cuerpo. Básicamente, la Iglesia está guiada por la Cabeza invisible, que es Cristo, y está animada por su alma invisible, que es el Espíritu Santo. Por eso la Iglesia es indestructible.

Video mensaje confuso y ambiguo

Sr. Fülep: El papa Francisco reveló sus intenciones de oración por el diálogo interreligioso para
enero en un mensaje de vídeo. El Santo Padre declara que ruega [para] "que el diálogo sincero entre hombres y mujeres de diferentes religiones dé frutos de paz y justicia". En el vídeo vemos al Papa argentino con fieles de otras religiones, incluyendo judíos, musulmanes y budistas, cada cual profesando su fe y juntos declarando creer en el amor. El Papa llama al diálogo interreligioso, señalando que "la mayoría de los habitantes del planeta se declaran creyentes", por lo que "Esto debe conducir al diálogo entre las religiones. "Sólo a través del diálogo", subraya, "podremos acabar con la intolerancia y la discriminación". Indicando que el diálogo interreligioso es "una condición necesaria para la paz mundial", dice el Papa, "no debemos dejar de rezar por él o de colaborar con quienes piensan diferente". También expresa su esperanza de que su petición de oración se extienda a toda la gente. "En esta gran variedad de religiones", concluye el papa Francisco, "sólo hay una certeza para todos: todos somos hijos de Dios", y dice que confía en nuestras oraciones. En la última imagen podemos ver al niño Jesús entre Buda, la Menorá y un tasbih o masbaha [una especie de rosario] musulmán. Si creemos que Jesucristo es el Hijo único de Dios, y [en] la Iglesia Católica, y [que] la aceptación de la Fe y el Bautismo son necesarios para la salvación, y sabemos que la filiación divina es fruto de la justificación, ver este vídeo nos da vergüenza...

Mons. Schneider: Por supuesto. Por desgracia, estas declaraciones del Papa son sumamente confusas y ambiguas. Hay confusión porque equipara el nivel natural, según el cual todas las personas son criaturas de Dios, con el nivel sobrenatural, según el cual sólo aquellos que creen en Cristo y reciben el Bautismo son hijos de Dios. Sólo quienes creen en Cristo
son hijos de Dios, porque no han nacido de la carne o la sangre, que es el nivel natural, sino que nacen de Dios a través de la fe en Cristo y el Bautismo. Esto lo declara Dios mismo en el Evangelio de Juan. La afirmación del Papa mencionada más arriba contradice, en cierto sentido, la propia Palabra de Dios. Y, como escribió San Pablo, es solamente en Cristo y por el Espíritu Santo que se derrama en nuestro corazón que podemos decir "Abba, Padre". A partir de la Palabra de Dios, está absolutamente claro. Por supuesto, Cristo ha derramado su sangre para redimir a todo el mundo, a todos los seres humanos. Esta es la redención objetiva. Y por eso todos los seres humanos pueden convertirse en hijos de Dios al aceptar subjetivamente a Cristo por la Fe y el Bautismo. Por lo que debemos dejar absolutamente claras estas diferencias.

El Camino Neocatecumenal es una comunidad judeo-protestante

Sr. Fülep: Al mismo tiempo que se persigue a la tradición, hay algunos nuevos movimientos modernos que son muy apoyados. Uno de ellos es la comunidad de Kiko. ¿Qué opina sobre el Camino Neocatecumenal?

Mons. Schneider: Es un fenómeno muy complejo y triste. Siendo franco: es un caballo de Troya en la Iglesia. Les conozco muy bien porque fui su delegado episcopal durante varios años en Karaganda (
Kazajistán). Y participé en sus Misas y reuniones y leí los escritos de Kiko, su fundador, así que les conozco bien. Si hablo abiertamente sin ser diplomático, debo afimar: El Camino Neocatecumenal es una comunidad judeo-protestante dentro de la Iglesia, sólo católica en apariencia. El aspecto más peligroso es el concerniente a la Eucaristía, porque la Eucaristía es el corazón de la Iglesia. Cuando el corazón está en mal estado, todo el cuerpo está en mal estado. Para el Neocatecumenado, la Eucaristía es antes que nada un banquete fraterno. Esto es protestante, una actitud típicamente luterana. Ellos rechazan la idea y la enseñanza de la Eucaristía como un verdadero sacrificio. Incluso sostienen que la enseñanza y creencia tradicional de la Eucaristía como sacrificio no es cristiana sino pagana. Eso es completamente absurdo; es típicamente luterano, protestante. Durante sus liturgias eucarísticas tratan al Santísimo Sacramento de una forma tan banal, que a veces llega a ser horrible. Permanecen sentados mientras reciben la sagrada Comunión, y así pierden partículas porque no tienen cuidado con ellas, y después de la Comunión bailan en vez de rezar y adorar a Jesús en silencio. Eso es realmente mundano y pagano, naturalista.

Sr. Fülep: El problema podría ser no sólo práctico [en la praxis, en la práctica]...

Mons. Schneider: El segundo peligro es su ideología. La idea principal del Neocatecumenado según su fundador, Kiko Argüello, es la siguiente: la Iglesia tuvo una vida ideal [perfecta] sólo hasta Constantino, en el siglo IV; sólo ésa fue realmente la auténtica Iglesia. Y con Constantino la Iglesia empezó a deteriorarse: degeneración doctrinal, litúrgica y moral. Y la Iglesia tocó fondo en esta degeneración de la doctrina y la liturgia con los decretos del Concilio de Trento. Sin embargo, opuesta a su opinión, la verdad es todo lo contrario: ese fue uno de los momentos culminantes de la historia de la Iglesia por la claridad de la doctrina y de la disciplina. Según Kiko, la Edad oscura de la Iglesia duró desde el siglo IV hasta el Concilio Vaticano II. Sólo con el Concilio Vaticano II la luz regresó a la Iglesia. Eso es una herejía, porque
equivale a decir que el Espíritu Santo abandonó la Iglesia. Y es muy sectario y muy en línea con Martín Lutero, que dijo que hasta [llegar] él, la Iglesia había estado en tinieblas y que sólo gracias a él llegó la luz a la Iglesia. La posición de Kiko es fundamentalmente la misma, sólo que Kiko postula el oscurantismo de la Iglesia desde Constantino hasta el Vaticano II. Así que, malinterpretan el Concilio Vaticano II. Dicen ser apóstoles del Vaticano II. Así justifican todas sus prácticas y enseñanzas heréticas con el Vaticano II. Eso es un abuso grave.

Sr. Fülep: ¿Cómo puede esta comunidad
ser admitida oficialmente en la Iglesia?

Mons. Schneider: Esa es otra tragedia. Establecieron un poderoso lobby en el Vaticano hace al menos treinta años. Y hay otro engaño: en muchos eventos presentan
a los obispos muchos frutos de conversión y muchas vocaciones. Un montón de obispos están deslumbrados por sus frutos, y no ven los errores, ni los examinan. Tienen familias numerosas, muchos hijos, y altos valores morales familiares. Por supuesto, eso es un buen resultado. Sin embargo, también hay una especie de conducta exagerada para presionar a las familias a tener el mayor número posible de hijos. Eso no es sano. Y dicen: estamos aceptando la Humanae Vitae, y eso, por supuesto, es bueno. Pero al final eso es una quimera, porque hoy también hay una barbaridad de grupos protestantes en el mundo con valores morales elevados, que también tienen un gran número de hijos, y que también van y protestan contra la ideología de género y la homosexualidad, y que también aceptan Humanae Vitae. Pero, para mí, ¡ese no es un criterio determinante de la verdad! También hay muchas comunidades protestantes que convierten a numerosos pecadores, gente que tenía adicciones como el alcoholismo y las drogas. Por ello, el fruto de conversiones no es un criterio decisivo para mí, por lo que no invitaré a mi diócesis a ese grupo protestante bueno, que convierte a los pecadores y tiene muchos hijos, para que se dediquen a hacer apostolado. Ese es un delirio de muchos obispos que están deslumbrados por los supuestos frutos.

Sr. Fülep: ¿Cuál es la piedra angular de la doctrina?

Mons. Schneider: La doctrina de la Eucaristía. Eso es el corazón.
Es un error mirar primero los frutos e ignorar o descuidar la doctrina y la liturgia. Estoy seguro de que llegará el momento en que la Iglesia examinará objetivamente esta organización en profundidad sin la presión de los lobbies del Camino Neocatecumenal, y sus errores doctrinales y litúrgicos realmente saldrán a la superficie.

Cristo es el único Redentor

Sr. Fülep: Hace cincuenta años fue promulgada la declaración
del Concilio Vaticano II Nostra aetate. Su cuarto artículo presenta la relación entre la Iglesia católica y el pueblo judío en un nuevo marco teológico. Este escrito es uno de los más problemáticos y controvertidos documentos conciliares; entre otras cosas, por sus afirmaciones sobre los judíos. Y ahora, por este semi-centenario [cincuentenario] el cardenal Kurt Koch ha escrito, en nombre de la Santa Sede, un nuevo documento en el que podemos leer que "la Iglesia católica no desarrolla ni sostiene ninguna misión institucional especifica dirigida a los judíos". ¿Ya no es válido el mandato misionero de Jesús?

Mons. Schneider: Es imposible, porque sería absolutamente contrario a la palabra de Cristo. Jesucristo dijo: "No he sido enviado sino a las ovejas perdidas de la casa de Israel" (Mt 15, 24) y su misión continúa, Él no la ha abolido. Dijo: "id a todas las naciones y hacedles mis discípulos" no dijo "id a todas las naciones, con la excepción de los judíos". La declaración anterior implica éso. Es absurdo. Va contra la voluntad de Dios y contra la
toda la bimilenaria historia de la vida de la Iglesia. La Iglesia siempre ha predicado a todo el mundo, sin importarle su procedencia o religión. Cristo es el único Redentor. Hoy los judíos rechazan la alianza de Dios. Sólo hay una alianza de Dios: la antigua alianza sólo fue preparatoria y consiguió su propósito en la Alianza Nueva y Eterna. Esa también es enseñanza del Concilio Vaticano II: "La economía del Antiguo Testamento estaba ordenada, sobre todo, para preparar, anunciar proféticamente y significar con diversas figuras la venida de Cristo redentor universal y la del Reino Mesiánico [...] Dios, pues, inspirador y autor de ambos Testamentos, dispuso las cosas tan sabiamente que el Nuevo Testamento está latente en el Antiguo y el Antiguo está patente en el Nuevo" (Dei Verbum, 15-16). Los judíos rechazaron esta Alianza divina, porque Jesús les dijo: "Quien me odia a Mí odia también a mi Padre" (Jn 15, 23). Estas palabras de Jesús aún son válidas para los judíos actuales: "El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán" (Mc 13, 31). Y Jesús dijo que quien no le acepte no puede ir al Padre. Cuando los judíos actuales rechazan a Cristo, también rechazan al Padre y su Alianza. Porque finalmente sólo hay una Alianza, no dos: la Vieja fue sustituida por la Nueva Alianza. Porque hay un solo Dios, no dos dioses: un dios del Antiguo Testamento, y un dios del Nuevo Testamento. Eso es herejía gnóstica. Esa es la doctrina de los fariseos y del Talmud. Actualmente los judíos son los discípulos talmudistas de los fariseos, que rechazaron la alianza de Dios en Su alianza nueva y eterna. Sin embargo, los judíos justos del Antiguo Testamento –los Profetas, Abraham y Moisés– aceptaron a Cristo. Lo dijo Jesús, así que también lo tenemos que puntualizar.

Sr. Fülep: Mientras que un estrechamente relacionado con Nostra aetate Juan Pablo II llamó a los judíos "hermanos mayores", el Papa Benedicto XVI usó la fórmula "padres en la fe". Pero los judíos del Antiguo Testamento y del judaísmo talmúdico son dos cosas bien diferentes, ¿no?

Mons. Schneider: Sí, por supuesto. Desafortunadamente, esas expresiones de esos dos Papas son, hasta cierto punto, ambiguas. No son claras. Por lo que si esas palabras quieren dar a entender que los judíos son nuestros hermanos mayores, hay que puntualizar que sólo los judíos del Antiguo Testamento –los profetas, Abraham y todos los santos del Antiguo Testamento– son nuestros hermanos mayores. Eso es correcto porque ya aceptaron a Cristo, no explícitamente sino a nivel de prefiguras y símbolos, y Abraham incluso
explícitamente, como dijo el mismo Cristo: "Abrahán, vuestro padre, exultó por ver mi día; y lo vio y se llenó de gozo" (Jn 8, 56). Pero, ¿cómo podemos decirlo de los actuales judíos del Talmud que rechazan a Cristo y no tienen fe en Cristo y la Santísima Trinidad? ¿Cómo pueden ser nuestros hermanos mayores si no tienen fe en Cristo? ¿Qué se supone que me enseñan? Yo tengo fe en Cristo y la Santísima Trinidad. Pero ellos rechazan la Santísima Trinidad, así que no tienen fe. Por lo tanto, nunca pueden ser mis hermanos mayores en la fe.

Diálogo con el Islam

Sr. Fülep: El islam es la religión más practicada en Kazajistán. Tradicionalmente, los kazajos [los de étnia kazaja] son musulmanes suníes. ¿Qué experiencia tiene en el diálogo con ellos? Se dice que el islam es similar al cristianismo o al judaísmo porque creen en un solo Dios, por lo que se supone que el monoteísmo es la base de la conversación. Pero, ¿realmente es así? ¿Se puede entablar un  diálogo teológico
profundo con ellos? ¿Alá es lo mismo que la Santísima Trinidad? ¿Hay alguna base de diálogo teológico si el Islam detesta la fe en la Encarnación?

Mons. Schneider: También hay cierta confusión cuando se dice que los judíos, los musulmanes y los cristianos siguen religiones monoteístas. Eso es bastante confuso. ¿Por qué? Porque nosotros los cristianos
no sólo creemos en un único Dios, sino también en el Dios Uno y Trino, en Dios, la Santísima Trinidad. No creemos en un solo Dios como puede [hacerlo] toda persona humana a la luz de la razón natural. Los judíos y los musulmanes creen en un solo Dios que es sólo una persona. Eso es una herejía, no es verdad. Dios no es una sola persona, Dios es tres personas. Es más, ellos [judíos y musulmanes] no tienen fe, porque sólo creen que Dios es uno, lo cual no requiere fe, [sino] sólo la razón natural. Es dogma de fe que por la luz natural de la razón natural todas las personas pueden reconocer que Dios es uno. Nosotros tenemos fe sobrenatural, y eso es una diferencia sustancial.

Objetivamente, Dios, que es conocido a través de la razón, es, por supuesto, la Santísima Trinidad. Pero los judíos y los musulmanes no aceptan la Santísima Trinidad. Así que, no podemos rezar juntos porque su oración manifiesta su convicción de que sólo hay un Dios, una sola persona. Pero nosotros, los cristianos, además adoramos a Dios en tres personas. Siempre. Así que, no podemos celebrar el mismo culto. No sería verdadero. Sería una contradicción y una mentira.

Sr. Fülep: ¿Significa eso que las dos Jornadas Mundiales de Oración por la Paz mantenidas en Asís representan una contradicción escandalosa?

Mons. Schneider: Por desgracia, las Jornadas Mundiales de Oración celebradas en Asís contenían y pusieron de manifiesto una confusión en cuanto a la diferencia sustancial entre la oración de los cristianos, que siempre se dirige a la Santísima Trinidad, y la oración de la gente que reconoce a Dios como Creador y una sola persona a la luz de la razón natural y le adoran de acuerdo a la razón natural. El aspecto más grave en los encuentros de oración interreligiosos de Asís fue, sin embargo, el hecho de que también participaran representantes de religiones politeístas, que llevaron a cabo su culto dirigido a ídolos, por lo que se practicó auténtica idolatría, que es el mayor pecado de acuerdo con la Sagrada Escritura.

"La emigración está planificada y programada
artificialmente"

Sr. Fülep: ¿Cuál es su punto de vista sobre la crisis migratoria en Europa? ¿Cuál es la postura de un buen católico al respecto?

Mons. Schneider: En mayor o menor medida eso es un asunto político. El primer cometido de los obispos no es hacer declaraciones políticas. Pero como persona privada, no como obispo, yo diría que la llamada "emigración"
está planificada y programada artificialmente, incluso se puede hablar de cierta invasión. Algunas potencias políticas mundiales la prepararon hace años, creando confusión y guerras en Oriente Medio "ayudando" a esos terroristas o no oponiéndose a ellos oficialmente, por lo que –en cierto modo– han contribuido a esta crisis. El traslado al corazón de Europa de tal masa de gente, predominantemente musulmana y perteneciente a una cultura muy diferente, es problemático. Por consiguiente, hay un conflicto programado en Europa y la vida civil y política está desestabilizada. Eso debe de ser evidente para todo el mundo.

La Iglesia y Rusia

Sr. Fülep: Me gustaría preguntarle sobre los rusos ortodoxos y de Rusia. Usted conoce muy bien la iglesia ortodoxa rusa, su vida y su mentalidad. El año que viene será el 100º aniversario de Fátima. Sin duda, Rusia no fue francamente consagrada al Inmaculado Corazón de María y se sabe que no se ha convertido a Dios.

Mons. Schneider: Bueno, conocemos el texto que publicó Juan Pablo II. Así que, de alguna manera fue una consagración de Rusia, aunque realmente no fuera explícita. En el texto él hablaba de países y naciones que necesitaban esta consagración, y que María quería que se consagraran a Ella. Hubo una alusión a Fátima, por supuesto. Por tanto, yo diría que fue una consagración indirecta de Rusia. Pero creo que también debería hacerse de manera explícita, mencionando específicamente a Rusia. Así que, confío en que se haga en el futuro.

Sr. Fülep: La Tradición católica y la sagrada Liturgia católica en su Usus Antiquior podrían ayudar al auténtico ecumenismo con los  ortodoxos.
Pero, por desgracia, están consternados a la vista del moderno Rito Latino. Dicen que somos como los protestantes. Esto es trágico si pensamos en la Tradición Apostólica común, que puede encontrarse en la raíz de las Liturgias latina y griega. ¿Promueve eso el diálogo eficaz con las iglesias orientales sin tradición católica?

Mons. Schneider: Por supuesto, eso es cierto. Suelo estar en contacto con el clero ortodoxo y me lo dicen. Esa forma de celebración de cara al pueblo, empleando mujeres como lectoras, por ejemplo, es más similar al culto protestante. El sacerdote y los fieles forman un círculo cerrado, la celebración es como una reunión y una conferencia, y también los aspectos informales durante la Misa contradicen la tradición católica y apostólica que tenemos en común con la iglesia ortodoxa. Así que, es cierto y estoy convencido de que cuando volvamos a la liturgia tradicional o al menos celebremos [con] el nuevo Ordinario de la Misa de una manera tradicional, también nos aproximaremos más a nuestros hermanos ortodoxos, al menos en el plano litúrgico. En 2001, Juan Pablo II escribió una carta a la Congregación para el Culto Divino, en la que incluyó una frase muy interesante. Habló de la Liturgia romana tradicional, que es muy venerable y guarda similitudes con las venerables liturgias orientales.

Sr. Fülep: El Papa Francisco y el patriarca ortodoxo ruso Kirill de Moscú y de toda Rusia se reunieron en La Habana, Cuba, el 12 de febrero de 2012, para firmar una histórica declaración conjunta. Este documento incluye 30 puntos, de los que sólo 3 se refieren a cuestiones teológicas, el resto a la paz mundial, aspectos sociales, la protección de la vida, el matrimonio, la protección del medio ambiente y la libertad religiosa. ¿Qué significancia tiene dicho encuentro?

Mons. Schneider: El simple hecho de que un Romano Pontífice y un patriarca ruso se reunan por primera vez en la Historia tiene una significancia especial. En el plano humano y psicológico tal encuentro elimina siglos de desconfianza y enemistad mutuas. Así que, en este sentido, fue una reunión importante. Las cuestiones teológicas, sin embargo, estuvieron casi ausentes. Las circunstancias de la reunión también tuvieron una clara dimensión política. Esperemos que la Divina Providencia se valga de este encuentro para una futura unidad completa en la Fe católica.

Tenemos que arrepentirnos de nuestros pecados

Sr. Fülep: El papa Francisco dio inicio al Iubilaeum Extraordinarium Misericordiae [Jubileo Extraordinario de la Misericordia], que es un período de oración que abarca desde el día de la Inmaculada Concepción (8 de diciembre) de 2015, hasta la Fiesta de Cristo Rey (20 de noviembre) de 2016. Pueden escucharse un montón de enseñanzas y meditaciones sobre la misericordia. ¿Cómo interpreta usted la misericordia de Dios?

Mons. Schneider: La misericordia de Dios es su amor por nosotros. Y la misericordia de Dios nos fue revelada cuando vino a nosotros y se hizo uno de nosotros. [Dios] decidió hacerse hombre y redimirnos en la Cruz precisamente por su inefable misericordia. La misericordia de Dios radica en el hecho de que siempre está presto a perdonarnos cuando nos arrepentimos de nuestros pecados sinceramente. Al ser preguntado por Pedro: "Cuando mi hermano peque contra mí, ¿debo perdonarle siete veces?", y el propio Jesús le dijo: "no siete veces, sino hasta setenta veces siete", o sea, todas las veces que tu hermano te pida perdón sinceramente. Siempre que pedimos a Dios que perdone nuestros pecados, sin importar lo enormes y horribles que sean, Él nos perdonará, siempre y cuando nos arrepintamos de ellos sinceramente, esto es, cuando estamos dispuestos a evitarlos en el futuro. Pero, por desgracia, el grupo del cardenal Kasper y los clérigos que apoyan su teoría, malinterpretan y abusan del concepto de misericordia, sugiriendo la posibilidad de que Dios nos perdona incluso si no tenemos el firme propósito de arrepentirnos y evitar el pecado en el futuro. En el fondo, eso supone la completa destrucción de la concepción auténtica de misericordia divina. Tal teoría afirma: puedes seguir pecando, Dios es misericordioso. Eso es mentira y, en cierto modo, también un crimen espiritual, porque se está alentando a los pecadores a seguir pecando, y, en consecuencia, a que se pierdan y sean condenen por toda la eternidad.

Sr. Fülep: ¿Cuál es el vínculo entre la misericordia de Dios y la Sagrada Eucaristía? ¿Es el Santísimo Sacramento el principal signo de la misericordia de Dios, ya que Él se entregó vere, realiter et substantialiter [verdadera, real y substancialmente]?

Mons. Schneider: Naturalmente que sí. Lo es porque la Eucaristía es el sacramento de la Cruz de Cristo, el sacramento de su Sacrificio, que se actualiza en cada santa misa. El acto de nuestra redención, que es el mayor acto de misericordia de Dios, se hace presente. Por eso la Eucaristía es una demostración y proclamación de la misericordia viva de Dios por nosotros. Pero la Eucaristía no sólo comprende el Sacrificio de Cristo, sino también a la persona del mismo Cristo. Su Cuerpo y Alma están realmente presentes y esa es la más sagrada y santa verdad que tenemos aquí en la tierra. Sólo podemos acercamos al Santísimo como pecadores públicos quienes digan: "¡Oh, Señor mío, no soy digno, pero sáname, purifícame!". Por eso la Eucaristía es también manifestación de la misericordia de Dios, quien exige que previamente estemos purificados y limpios de nuestros pecados. El principal y propio sacramento de la misericordia es, sin embargo, el sacramento de la Penitencia. La Eucaristía es la manifestación de la misericordia de Dios, lo que exige necesariamente el sacramento específico de la misericordia, que es el sacramento de la Penitencia, para que el alma sea purificada. La puerta de la misericordia es el sacramento de la Penitencia: esa es la puerta abierta del Corazón de Jesús, cuando durante la absolución sacramental la Sangre, que purifica al pecador, brota del Corazón de Jesús. La Santa Misa constituye en sí misma el principio [origen] de todos los demás sacramentos y esta fuente es el Sacrificio de la Cruz.

El Espíritu Santo es más fuerte

Sr. Fülep: El motu propio Summorum Pontificum cumplirá diez años el año que viene. ¿Ha seguido Su excelencia cómo esta disposición papal es observada [cómo se cumple] en todo el mundo? ¿Cómo valora la situación?

Mons. Schneider: Evidentemente, como resultado del motu proprio, la liturgia tradicional comenzó a difundirse lenta pero poderosamente. Un movimiento así ya no puede pararse. Ya es muy potente, sobre todo entre las jóvenes generaciones: jóvenes, seminaristas, familias jóvenes. Ellos quieren experimentar la belleza de la Fe católica a través de esta liturgia, y eso es para mí un signo real de la obra del Espíritu Santo, porque se está extendiendo de forma muy natural y lentamente, sin la ayuda de las instituciones oficiales de la Iglesia, sin necesidad de nomenclatura. Frecuentemente, este movimiento debe enfrentarse incluso a la oposición de los representantes oficiales de la Iglesia. A pesar de las trabas por parte de la burocracia eclesial, está aumentando y difundiéndose, y eso para mí es obra del Espíritu Santo. Y el Espíritu Santo es más fuerte que algunos obispos y cardenales, y que algunas estructuras eclesiásticas muy arraigadas.

"Lex credendi-lex orandi-lex vivendi"

Sr. Fülep: Hay muchos tradicionalistas que sólo se fijan en la belleza de la liturgia, pero que no se preocupan de la doctrina. El formalismo, el ritualismo y el perfeccionismo son muy peligrosos ya que estos errores separan [hacen una separación] entre la verdad doctrinal, la vida y la liturgia. ¿Cómo podemos evitar estos problemas?

Mons. Schneider: Hay un principio católico básico que dice: "Lex credendi est lex orandi". Quiere decir que la ley de la fe, la verdad católica, debe expresarse en la ley de la oración, en el culto público de la Iglesia. Los libros litúrgicos y los ritos tienen que reflejar la integridad y belleza de la Fe católica y de las verdades divinas. Al amar la belleza de la liturgia, su forma tradicional, debemos ser impelidos en nuestra alma y en nuestra mente a amar más la verdad católica y a vivirlos en nuestra vida cristiana diaria. Un verdadero católico debe amar primero la integridad de la fe, y de ese amor llega la integridad de la liturgia, y de ese amor llega la integridad de la moral. Así que podríamos ampliar el axioma tradicional diciendo: "Lex credendi-lex orandi-lex vivendi". La defensa y preocupación por la integridad de la Fe católica siempre debe hacerse, sin embargo, según el principio de "sentire cum Ecclesia", es decir, con respeto y amor.

"Non possumus!"

Sr. Fülep: En tiempos de Juan Pablo II, la Congregación para el Culto Divino y Disciplina de los Sacramentos publicó una Instrucción titulada "Redemptionis Sacramentum", sobre algunas cosas que se deben observar o evitar acerca de la Santísima Eucaristía. Este documento prescribe que " si el que va a comulgar quiere recibir en la mano el Sacramento, en los lugares donde la Conferencia de Obispos lo haya permitido, con la confirmación de la Sede Apostólica, se le debe administrar la sagrada hostia. Sin embargo, póngase especial cuidado en que el comulgante consuma inmediatamente la hostia, delante del ministro, y ninguno se aleje teniendo en la mano las especies eucarísticas. Si existe peligro de profanación, no se distribuya a los fieles la Comunión en la mano". Creemos el dogma de la presencia real de Nuestro Señor Jesucristo en la sagrada Eucaristía. Al dar el Santísimo Sacramento en la mano se corre el riesgo de que se caigan pequeñas partículas del mismo, profanando al Santísimo. Sabemos, por el libro de Su Excelencia, que la antigua práctica era absolutamente diferente a la actual forma protestante. Cuando se pide la comunión en la mano, ¿es "Non possumus" la única respuesta adecuada de los sacerdotes, diáconos o ministros extraordinarios?

Mons. Schneider: Sí. Estoy completamente de acuerdo con eso. No tengo nada que añadir, porque es muy evidente. Ante todo, debemos defender a Nuestro Señor. Es un hecho que casi siempre que se distribuye la sagrada Comunión en la mano hay un riesgo real de pérdida de partículas. Por eso no podemos dar la sagrada Comunión en la mano. Es muy peligroso. Debemos decidirnos por proteger y defender a Nuestro Señor. La ley de la Iglesia está subordinada al bien de la Iglesia. Y en este caso la letra de la ley –permitiendo dar la comunión en la mano– está causando un gran perjuicio espiritual al Santísimo en la Iglesia, es decir, a Nuestro Señor en la Eucaristía. Así que, dar la Comunión en la mano es peligroso y daña a la Iglesia. Por eso no podemos cumplir esa norma. Naturalmente, en la práctica es difícil, porque en algunos lugares la gente ya está acostumbrada a recibir la sagrada Comunión en la mano. Aun así, debemos explicárselo previamente con mucho convencimiento y amor, y normalmente la mayoría lo aceptará. Así que, debemos hacer todo lo que podamos para conseguirlo.

Sr. Fülep: ¿Qué ocurre si los superiores no permiten hacer eso a los seminaristas, acólitos o ministros extraordinarios?

Mons. Schneider: Prefiría no dar la comunión en la mano. Y si el superior me compeliera [obligara] a hacerlo, [le] diría: "no puedo". Debo decirle al superior que también tengo conciencia.

Regnum Eucharisticum

Sr. Fülep: A lo largo de los últimos días, Su Excelencia ha tenido la oportunidad de conocer a la flor y nata de los [fieles] católicos y sacerdotes tradicionales húngaros en sus conferencias y en la Santa Misa. Hemos visitado el Parlamento y rezado ante la sagrada Corona húngara y la santa mano derecha del rey San Esteban. ¿Cuál es su impresión del Regnum Marianum?

Mons. Schneider: ¡Es un país tan bonito! ¡Veo tantos pueblos preciosos e iglesias por todas partes! Este viaje me demuestra que éste es un país católico. Y espero que los húngaros sean fieles al Regnum Marianum para que su país pueda estar realmente dirigido por Nuestra Señora. Y el reino de Cristo siempre se alcanza a través de María. Así que, si sois un Regnum Marianum, también debéis ser un Regnum Eucharisticum. Ojalá el amor, el respeto y la defensa de Nuestro Señor sacramentado crezca también en Hungría.


[Traducido por CATHOLICVS, a partir de la entrevista original publicada en inglés por el Centro de Estudios Superiores John Henry Newman de Hungría. Los títulos de los diferentes bloques han sido respetados tal cual aparecen en el texto original].

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada