viernes, 18 de diciembre de 2015

Los católicos ante las Elecciones Generales del 20 de diciembre de 2015

Esta entrada no pretende decir a ningún católico a qué partido político debe votar el próximo domingo 20 de diciembre, sino exponer las diferentes propuestas de los partidos en lo que nos atañe especialmente, que son los Principios-no-negociables recogidos en el punto número 83 de Sacramentum Caritatis, de S. S. Benedicto PP. XVI (los cuatro primeros principios) y en la Declaración de la CCXXV Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal Española (el quinto principio):

1) Defensa de la vida, desde su inicio en la concepción hasta su fin natural.

2) Defensa de la familia, fundada en el matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer, y que constituye la base fundamental de la sociedad.

3) Libertad de educación de los padres, primeros y máximos responsables de la educación de sus hijos.

4) Facilitar y promover el bien común o condiciones necesarias para que individuos, familias, asociaciones y cuerpos intermedios de la sociedad puedan alcanzar su propia perfección y desarrollar sus cualidades, oficios, su vida material, intelectual y religiosa, con el fin de que se respete a las personas, la paz, la seguridad, y la justicia social.

5) Unidad de España (bien moral a preservar por la Conferencia Episcopal Española); soberanía nacional (para preservar esa unidad e independencia, en consonancia con la Historia, alma y destino de nuestra nación) y defensa de la paz (responsabilidad nacional hacia dentro de sus fronteras y hacia el conjunto de las naciones, en defensa del bien común nacional y global).

Del cumplimiento o incumplimiento de estos puntos por parte de los diferentes partidos, los católicos pueden hacerse una idea de a qué partido votar y, sobre todo, a qué partidos no votar, por incumplir uno, varios, o todos estos principios.

En resumen, habrá que fijarse especialmente en la defensa de la vida -aborto, eutanasia- y en la persecución religiosa, que en España se traduce en laicismo cristanofóbico, o, más especialmente, anticatólico. Para este último punto recomiendo este estudio comparativo hecho por el Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia.

Desgraciadamente, todos los partidos con representación parlamentaria, sin excepción, suspenden en el apartado de defensa de la vida, lo mismo que los nuevos partidos emergentes, desde Ciudadanos y Podemos, pasando por Vox, el cual, según su programa electoral, aspira a volver a la ley del aborto socialista de 1985.

Recomiendo visitar la página web votarenconciencia, de donde esta tomada la Guía de voto - Análisis de los partidos que abre esta entrada, y que puede ampliarse pinchando sobre ella.

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada