viernes, 16 de octubre de 2015

El Sínodo de la Familia comienza a dar miedo (si no lo daba ya)

Después de que hace diez días el Cardenal José Luis Lacunza Maestrojuan (foto de arriba), Presidente de la Conferencia Episcopal Panameña, propusiera en el Sínodo de la Familia que la Iglesia abandonara lo establecido por Nuestro Señor sobre el sacramento del Matrimonio, para volver a la Ley de Moisés que permitía el divorcio (ver aquí), anteayer, 14 de octubre, volvió a intervenir como portavoz de los círculos menores en idioma español para soltar estas "perlas", que pueden leerse en uno de los resúmenes diarios que publica el Boletín de la Oficina de Prensa de la Santa Sede (ver aquí):

"No se puede desconocer que hay muchos valores positivos en otros tipos de familia [...] Un papel no hace el matrimonio y quizá lo hemos rodeado de tantas formalidades que no caben en la mente de los jóvenes que, muchas veces, identifican formalidad con hipocresía".

Me pregunto qué tienen de positivo en el plano espiritual y para la salvación eterna de las almas, que es el primer y principal cometido en el que debe ocuparse la Iglesia, pecados como la fornicación, el concubinato, el adulterio y las relaciones homosexuales, todos ellos condenados tanto en la Sagrada Escritura -comenzando por el Decálogo y terminando en el Evangelio y las Cartas Apostólicas-, como por la Tradición y el Magisterio bimilenario de la Iglesia. Y con respecto a la segunda reflexión de este cardenal, cabe preguntarse si está justificando estas actitudes en los jóvenes, al tiempo que culpando a la Iglesia de los pecados individuales de personas que rechazan las enseñanzas de la misma, inspiradas en la Revelación. ¿Sugiere, por ejemplo, que Nuestro Señor era "hipócrita" por condenar el adulterio? ¿O que la Iglesia lo es por transmitir sus enseñanzas? Ciertamente dice que los jóvenes lo piensan -no creo que hayan preguntado a todos los jóvenes del mundo para saberlo-, pero en un tono en el que parece que se da la razón a dichos supuestos jóvenes.

Otro de los Padres sinodales seleccionado por la administración del Sínodo para hablar en una de las ruedas de prensa, el Abad Jeremias Schröder, OSB, Presidente Archiabad de la Congregación Santa Otilia (en la foto sobre estas líneas), también ha sugerido que "las cuestiones sobre la Comunión para los vueltos a casar y el ministerio para la gente homosexual podrían ser delegados a las Conferencias Episcopales". ¿Se imaginan lo que puede ocurrir al respecto en diócesis como las alemanas, a cargo de obispos laxos, cuando no heterodoxos? Lo recoge en un twitt Francis X. Rocca, del Wall Street Journal, que puede verse bajo estas líneas:
Por otra parte, en la rueda de prensa de ayer sobre las aportaciones de los Padres sinodales, el P. Manuel Dorantes, portavoz en idioma español (foto sobre estas líneas), para destacar el asunto de de dar la Comunión sacrílegamente a los adúlteros -a quienes la Santa Sede ahora denomina eufemísticamente como "divorciados vueltos a casar"-, en la que están empeñados algunos Padres sinodales, recurrió a relatar, en su deficiente español, el ejemplo de un niño de padres divorciados y viviendo en adulterio con otras parejas, que el día de su Primera Comunión cometió el sacrilegio de partir con sus propias manos la Sagrada Hostia que acababa de recibir, y llevar un pedazo a cada uno de sus padres para que comulgaran sacrílegamente en pecado mortal. Y lo relató como quien no quiere la cosa, o como si fuese un gesto "heroico". Puede verse el vídeo aquí.

Por último, destaca en este sínodo la guerra de twitts entre quienes defienden el Magisterio y Tradición de la Iglesia, y los que quieren cambiarlo todo. Valga de ejemplo el siguiente, entre un personaje tan siniestro como el P. Antonio Spadaro, S.J., director de la Civiltà Cattolica, y el diácono Nick Donnelly. Así lo relata Adelante la Fe: 

"Este domingo, el amigo personal del papa, ocasional vocero extraoficial (el papa suele hacer uso de él para dar mensajes indirectos) y director del periódico oficial de la Santa Sede, Civiltà Cattolica, el P. Antonio Spadaro SJ, tuvo el descaro de burlarse del constante cambio de reglas del Sínodo (las reglas cambian todos los días) y del permanente clima de temor, censura, y control de la información, al decir que los otros estaban tratando de momificar el Sínodo, en señal de que el 'Sínodo está funcionando'".
Twitt de Antonio Spadaro: Los que quieren un Sínodo rígido y momificado están atacando el método y la comunicación. ¡Significa que el Sínodo funciona!

Por supuesto, esto tiene tanto sentido como decir que un tratamiento médico es exitoso porque el paciente se queja constantemente del dolor agudo e intolerable causado por la medicación – si muere por el tratamiento, entonces, ¡es señal última de éxito! Estos son los genios a cargo de la Santa Iglesia Católica de nuestros días...

P.D. el Diácono Nick Donnelly no tuvo que ir muy lejos para revelar el verdadero significado de la imagen del Padre Spadaro: es la Iglesia fiel la que está siendo amordazada y sofocada.

Caricatura: Cómo detener la momificación de la Iglesia. Reconectar con la verdad de Cristo que da la vida eterna. Remover las (siguientes) vendas que tratan de silenciar a los católicos fieles: Sesgar noticias del Sínodo, Tergiversar Sínodo, Censurar blog de Obispo polaco, Dar plataforma a los heterodoxos, Empujar agenda personal, Retirar credenciales de prensa de católicos fieles.

Tweet de Nick Donnelly: contestación del equipo de Bloqueados por Rosica a la caricatura de la momia de Spadaro.

[ACTUALIZACIÓN: No se pierdan las intervenciones de herejes y cismáticos, que forman parte de los "Círculos menores" por deseo expreso del Papa Francisco; no tienen desperdicio (ver en este enlace del Boletín diario de la Sala de Prensa de la Santa Sede)].

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada