sábado, 31 de diciembre de 2016

TE DEVM (A Ti, oh Dios) - Vídeo del Canto Gregoriano y letra en latín y español



TE DEVM LAVDAMVS
TE DOMINVM CONFITEMVR
TE AETERNVM PATREM
OMNIS TERRA VENERATVR

TIBI OMNES ANGELI
TIBI CAELI ET VNIVERSAE POTESTATES
TIBI CHERVBIM ET SERAPHIM
INCESSABILI VOCE PROCLAMANT

SANCTVS SANCTVS SANCTVS
DOMINVS DEVS SABAOTH
PLENI SVNT CAELI ET TERRA
MAIESTATIS GLORIAE TVAE

TE GLORIOSVS APOSTOLORVM CHORVS
TE PROPHETARVM LAVDABILIS NVMERVS
TE MARTYRVM CANDIDATVS LAVDAT EXERCITVS

TE PER ORBEM TERRARVM
SANCTA CONFITETVR ECCLESIA
PATREM IMMENSAE MAIESTATIS
VENERANDVM TVVM VERVM ET VNICVM FILIVM
SANCTVM QVOQVE PARACLITVM SPIRITVM

TV REX GLORIAE CHRISTE
TV PATRIS SEMPITERNVS ES FILIVS
TV AD LIBERANDVM SVSCEPTVRVS HOMINEM
NON HORRVISTI VIRGINIS VTERVM

TV DEVICTO MORTIS ACVLEO
APERVISTI CREDENTIBVS REGNA CAELORVM
TV AD DEXTERAM DEI SEDES
IN GLORIA PATRIS

IVDEX CREDERIS ESSE VENTVRVS

TE ERGO QVAESVMVS TVIS FAMVLIS SVBVENI
QVOS PRETIOSO SANGVINE REDEMISTI
AETERNA FAC
CVM SANCTIS TVIS IN GLORIA NVMERARI

SALVVM FAC POPVLVM TVVM DOMINE
ET BENEDIC HEREDITATI TVAE
ET REGE EOS
ET EXTOLLE ILLOS VSQVE IN AETERNVM

PER SINGVLOS DIES BENEDICIMVS TE
ET LAVDAMVS NOMEN TVVM IN SAECVLVM
ET IN SAECVLVM SAECVLI

DIGNARE DOMINE DIE ISTO
SINE PECCATO NOS CVSTODIRE
MISERERE NOSTRI DOMINE
MISERERE NOSTRI

FIAT MISERICORDIA TVA DOMINE SVPER NOS
QVEM AD MODVM SPERAVIMVS IN TE
IN TE DOMINE SPERAVI
NON CONFVNDAR IN AETERNVM
A Ti, oh Dios, Te alabamos,
a Ti, Señor, Te reconocemos.
A Ti, eterno Padre,
Te venera toda la creación.

Los ángeles todos, los cielos
y todas las potestades Te honran.
Los querubines y serafines
Te cantan sin cesar:

Santo, Santo, Santo es el Señor,
Dios de los ejércitos.
Los cielos y la tierra
están llenos de la majestad de Tu gloria.

A Ti te ensalza el glorioso coro de los Apóstoles,
la multitud admirable de los Profetas,
el blanco ejército de los mártires.

A Ti la Iglesia santa,
extendida por toda la tierra, Te aclama:
Padre de inmensa majestad,
Hijo único y verdadero, digno de adoración,
Espíritu Santo, defensor.

Tú eres el Rey de la gloria, Cristo.
Tú eres el Hijo único del Padre.
Tú, para liberar al hombre, aceptaste la condición humana sin desdeñar el seno de la Virgen.

Tú, rotas las cadenas de la muerte,
abriste a los creyentes el Reino de los Cielos.
Tú sentado a la derecha de Dios
en la gloria del Padre.

Creemos que un día has de venir como Juez.

Te rogamos, pues, que vengas en ayuda de Tus siervos, a quienes redimiste con Tu preciosa Sangre.
Haz que en la gloria eterna
nos asociemos a Tus santos.

Salva a Tu pueblo, Señor,
y bendice Tu heredad.
Sé su Pastor
y ensálzalo eternamente.

Día tras día Te bendecimos
y alabamos Tu nombre para siempre,
por los siglos de los siglos.

Dígnate, Señor, en este día
guardarnos del pecado.
Ten piedad de nosotros, Señor,
ten piedad de nosotros.

Que Tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros,
como lo esperamos de Ti.
En Ti, Señor, confié,
no me veré defraudado para siempre.

viernes, 30 de diciembre de 2016

Destituido el director de los Museos Vaticanos: la "cultura del descarte" y la apertura a otras religiones llegan al Museo por decreto del Papa Francisco

Estos son los antecedentes: hace casi un año, la revista Vida Nueva, en su nº 2.972, publicó un artículo titulado "El arte según Francisco", en el que daba cuenta de la publicación de un nuevo libro del Papa Francisco, de 99 páginas, titulado "Mi idea del arte" (La mia idea di arte), de la editorial Ingrandimenti, en el que, en forma de diálogo con el escultor argentino Alejandro Marmo (en la imagen junto al Papa Francisco y dos de sus esculturas), y transcrito por la periodista italiana Tiziana Lupi, pedía la "apertura" de los Museos Vaticanos. Según el Papa "el papel del poeta, del artista, es contrastar la cultura del descarte y evangelizar [...] Los Museos Vaticanos deben ser cada vez más el lugar de lo bello y de la acogida. Deben acoger las nuevas formas de arte. Deben abrir las puertas a las personas de todo el mundo. Ser un instrumento de diálogo entre las culturas y las religiones, un instrumento de paz. ¡Estar vivos!".

Ese toque de atención a los Museos Vaticanos a los que el Papa Francisco concibe como "la casa de todos" –y que generó cierta polémica con Antonio Paolucci, su director durante los últimos nueve años, desde que S. S. Benedicto XVI le pusiera al frente en 2007, que ha sido recientemente destituido y que afirmó que el Papa aún no los había visitado oficialmente–, iba mucho más allá a tenor de lo que apunta en su libro: una crítica radical contra el arte como industria del lujo y que se erige sobre la desigualdad social. "La mia idea di arte" parte de ese concepto de "cultura del descarte" sobre el que el Papa Francisco ha construido su denuncia de la sociedad contemporánea.

Un mes y medio antes, hacia principios de diciembre de 2015, el diario argentino La Nación también abordó las reflexiones del Papa incluidas en el mencionado libro, en un artículo firmado por Silvina Premat. En el mismo, se desvelaba que el inspirador del libro fue el propio escultor Alejandro Marmo, autor de los murales de Evita, el P. Múgica y Arturo Jauretche instalados en la avenida 9 de Julio de Buenos Aires. A lo largo de nueve páginas Bergoglio habla del arte y elogia la intuición y distintos aspectos de la metodología de trabajo de Marmo, a quien llama "un recreador del descarte".

Bergoglio y Marmo se conocieron en 2009, y de él ha dicho el Papa: "Cuando conocí a Alejandro inmediatamente sentí que era un poeta, y por eso quise ayudarlo. Y también yo aprendí de él". También destacó que Marmo "trabaja con gente que la sociedad de hoy, poderosa y muy devota del dios dinero, tira". Marmo explicó a La Nación que en sus proyectos involucra a ancianos que viven en asilos, niños de orfanatos, jóvenes drogadictos y obreros desempleados. "Yo no inventé nada; el descarte se usa desde hace tiempo. Lo que pasa es que el arte es un instrumento y, como tal, en todas las épocas se toca de distinta forma. Este libro habla de que el arte siempre es moderno, el de Miguel Ángel, el de Picasso y el de los años 2000", dijo Marmo, autor del "Cristo obrero" y "La Virgen de Luján" que están emplazados en los jardines de los Museos Vaticanos, como se aprecia en estas fotografías:
Ambas obras fueron seleccionadas por Lupi y Sandro Barbagallo, conservador de las colecciones históricas de los Museos Vaticanos, que escribieron sus fichas para que reflejaran el pensamiento de Francisco, quien las aprobó sin modificaciones. El Papa quiere que sus museos sean espacios de diálogo entre culturas y religiones. Los museos del Vaticano aún tienen el reto de transmitir el pensamiento de Francisco. Marmo muestra las dificultades de esta estructura cultural en contra de un cambio de rumbo capaz de mirar a los suburbios.

Quizás por ello, el hasta ahora director, el Profesor Antonio Paolucci (foto sobre estas líneas), historiador del Arte y ex Ministro para los Bienes y Actividades Culturales de Italia, hombre de cultura y un académico amante de la tradición, ha sido destituido: el pasado 20 de diciembre el Papa Francisco nombró directora de los Museos Vaticanos a Barbara Jatta, que había sido Jefe del Gabinete de Estampas de la Biblioteca Apostólica Vaticana y vicedirectora desde el pasado junio. Desempeñará el cargo a partir de pasado mañana, 1 de enero de 2017, sustituyendo al recién destituido Antonio Paolucci. Según ha afirmado ella misma, quizá el que sea mujer haya ayudado en su elección, por ser un gesto de ruptura con el pasado, aunque en una entrevista afirma que espera que la hayan elegido por su currículum y sus 20 años en los Museos y no por ser mujer: "Quizá ha ayudado el ser mujer porque era un gesto de ruptura con el pasado, pero espero que me hayan elegido a mí por mi currículum y por todo lo que puedo aportar a esta institución prescindiendo del hecho de que sea mujer".

El nombramiento de Barbara Jatta (en la imagen sobre estas líneas), de 52 años, (que puede verse en el Bollettino de la Sala Stampa de la Santa Sede) se convirtió hace 10 días en todo un acontecimiento mediático por ser la primera mujer que dirigirá los Museos Vaticanos, ya que en más de 500 años el puesto de dirección no ha sido ocupado por ninguna mujer.

El cambio de dirección era un secreto a voces. Todo el mundo lo sabía, todos los empleados, pero no era oficial todavía. Los Museos Vaticanos son de los más visitados del mundo, con cerca de 6 millones de visitas anuales. La gestión y las cuentas van viento en popa. Pero Francisco quería más. En su libro "Mi idea del arte", el Papa pidió a los Museos recibir las nuevas formas de arte y abrir las puertas a artistas de todo el mundo, así como que no se convirtieran en una "colección del pasado llena de polvo y sólo para los elegidos y los sabios, sino una realidad vital que sepa preservar ese pasado para transmitírselo a la gente de hoy en día, comenzando por el más humilde, y juntos prepararnos, así, con confianza en el presente y en el futuro".

Durante la presentación del libro, Antonio Paolucci dijo públicamente que no estaba del todo de acuerdo con el Papa. Aseguró que "los museos no son un lugar polvoriento", porque artistas como Miguel Ángel y Rafael son siempre contemporáneos. También se quejó de que el Papa no los hubiera visitado hasta entonces, diciendo que le habría gustado expresarle "personalmente" su posición.

Es cierto, Francisco hasta ahora no ha hecho ninguna visita oficial a los Museos Vaticanos o a su "personal". Y, siendo un Papa de los gestos, este particular no ha pasado desapercibido. En este sentido, el artista argentino cuya obra es admirada por el Papa, recordó que en marzo el año 2015 Bergoglio había ido allí, pero con un propósito concreto: visitar la Capilla Sixtina con un grupo de personas sin hogar y pobres de Roma.

Alejandro Marmo dijo que la intención de Francisco fue visitar los museos con un mensaje, una propuesta, y con para poner en práctica su idea de la evangelización, y no simplemente como una visita social. Tal vez, dijo, podría estar molesto con los "conservadores" de salón que abogan por "pensamientos elitistas fuera de tiempo". Se lamentó de que el libro "Mi idea sobre el arte" no se promocionara en el museo, sino que, según él, incluso se oculta, mientras que no ocurre igual con otros catálogos. Asimismo, también se quejó de que las obras de mármol de la Virgen de Luján y el Cristo obrero, que fueron creados a partir de materiales de desecho, deberían haber sido exhibidas en un espacio dentro del Museo, como deseaba el Papa. Pero, sin ninguna explicación, las esculturas fueron colocadas en los jardines del Vaticano -como se aprecia en las imágenes, lejos de los ojos de los turistas y visitantes, en una pequeña plaza que no suele estar abierto al público. Su autor no duda en hablar de humillación y censura. La obra de este artista pertenece a esas "formas existentes de la expresión" que Francisco quiere llevar a sus museos, pero no es el único. Y es por eso que se ha propuesto una exposición con otros artistas como él, de diferentes partes del mundo. Un proyecto que nunca se ha materializado. "Los museos deben adaptarse al tiempo y al espacio. Se trata de un inminente cambio en la mirada individualista que marcó el siglo XX. Si los museos no alcanzan a comprender la maravilla que genera el arte del pueblo, serán aplastados por los egos de los que se sienten a sí mismos como el más poderoso de los artistas". Al Papa lo que le importa del museo es evangelizar, no la financiación, dice. Ahora los museos del Vaticano tienen la oportunidad de involucrarse y tomar la nueva dirección indicada por Francisco.

Visto lo cual, parece que en la destitución del director de los Museos Vaticanos y el posterior nombramiento de una mujer para el puesto, no sólo han influido algunos desencuentros y desacuerdos personales entre éste y el Papa Francisco, sino que también ha tenido mucho que ver la intención de introducir a mujeres en el mayor número posible de cargos en la Santa Sede, la propia idea que el Papa tiene del Arte, así como el hecho de que a su amigo personal, el escultor argentino Alejandro Marmo, no se le hubiera otorgado el espacio que, en su opinión, merecía ocupar junto a grandes genios del Arte universal como Miguel Ángel o Rafael.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

S. E. Mons. Andreas Laun también apoya las "dubia" presentadas al Papa Francisco por los Cuatro Cardenales. Entrevista completa en español

S. E. Mons. Andreas Laun, Obispo auxiliar de Salzburgo (Austria), ha concedido una entrevista a Maike Hickson para 1P5, en la que se suma a los nueve Cardenales -tres de ellos Prefectos de Congregaciones- (ver aquí y aquí) y varios obispos que apoyan a los las "dubia" sobre "Amoris laetitia" presentadas por los cuatro Cardenales (S. E. R. Walter Card. Brandmüller, S. E. R. Raymond Leo Card. Burke, S. E. R. Carlo Card. Caffarra y S. E. R. Joachim Card. Meisner). Afirma que los cardenales han hecho un servicio al Magisterio de la Iglesia. El prelado también ha recordado que un Pontífice no puede cambiar una ley moral de origen divino, del mismo modo que no puede modificar las leyes de la Física.

Mons. Laun, Obispo auxiliar de Salzburgo y miembro de los Oblatos de San Francisco de Sales, es también Profesor de Teología Moral en la Facultad de Filosofía y Teología de Heiligenkreuz (Austria).

Esta es la entrevista traducida al español:

Usted es uno de los firmantes de la Súplica Filial «Declaración de fidelidad a la enseñanza inmutable de la Iglesia sobre el matrimonio y a su ininterrumpida disciplina» que ha recibido hasta el momento más de 34.000 adhesiones. A su juicio, ¿qué aspectos de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia son problemáticos y susceptibles de interpretaciones contradictorias?

He leído las inquietudes de los cuatro cardenales y estoy de acuerdo con ellas. Además, conozco personalmente en especial a los cardenales Meisner y Caffarra, y sé cuán competentes son. Con ellos, estoy en la mejor de las compañías.

¿Conoce usted alguna posibilidad de que los divorciados casados de nuevo reciban los sacramentos sin enmendar previamente su modo de vida y en lo sucesivo vivan como hermano y hermana?

«Por desgracia», no. Me gustaría indicarles un camino más fácil. Pero estamos tratando de la verdad y no de mis sentimientos personales. Esta cuestión objetiva no tiene ninguna relación con la misericordia. ¿Podría San Juan Bautista haber «autorizado misericordiosamente» a Herodes a tener la mujer de su hermano? El discernimiento espiritual, cuya importancia tanto subraya el Papa Francisco, es como un médico que realiza un diagnóstico pero que, acto seguido, no presta un verdadero servicio al paciente al presentar benignamente la enfermedad –como si fuera preferible tenerla– aun cuando conoce los peligros que presenta.

Ahora, cuatro cardenales –Walter Brandmüller, Joachim Meisner, Carlo Caffarra y Raymond Leo Burke– presentaron al Papa Francisco cinco dubia (dudas) relativas a Amoris Laetitia y –al no recibir respuesta– las hicieron públicas. Los cuatro cardenales han sido criticados por ello y algunas personas les han acusado de deslealtad. ¿Cómo juzga usted el comportamiento de estos cuatro cardenales?

El comportamiento de los cardenales es un servicio al magisterio de la Iglesia. En la historia, hay muchos ejemplos de críticas a un papa. Sin embargo, es preciso respetar la «moral de la crítica», es decir, formularla de manera educada, con objetividad, justicia, caridad y mucha comprensión por quien es criticado, ya que toda crítica también hiere en mayor o menor medida.

Si se le ofreciera, ¿firmaría también estas dubia?

Sí, después de leerlas de nuevo y quizás tras consultar al menos con uno de los cardenales, las firmaría.

¿Sabe de otros cardenales u obispos que sean cercanos a estos cuatro cardenales, pero que no se atreven a decirlo públicamente?

No, pero sería en cierto modo una vergüenza si, por temor, alguien no hablara. Como dijo San Gregorio Magno, el silencio puede ser un pecado, y Otto von Habsburg afirmó que la cobardía es uno de los vicios principales de nuestro tiempo.

En su opinión, ¿un cardenal u obispo puede expresar públicamente críticas al Santo Padre y, en caso afirmativo, en qué condiciones? ¿Qué bienes han de ponderarse a este respecto, de modo cuidadoso por supuesto?

Toda persona tiene derecho a formular una crítica de ese tipo: por ejemplo, si el Papa se pronuncia sobre temas no comprendidos en su ámbito de competencia. En concreto: lógicamente, un papa puede hacer oír su voz sobre todos los temas posibles, pero debe quedar claro cuándo interviene en su condición de papa y cuándo habla simplemente a título personal, como cualquier otra persona. Por ejemplo, no es lo mismo una declaración en materia de cambio climático que, por el contrario, sobre una cuestión de fe o moral. Por ejemplo, en una ocasión, Pío XII habló de forma muy competente acerca de las abejas pero, evidentemente, no podía exigir a este respecto el consentimiento y asentimiento de la fe. En algunos casos, las críticas pueden también referirse a la vida personal de un papa, como sucedió con Santa Catalina de Siena. En esa ocasión, el Papa fue lo suficientemente humilde para aceptar su crítica correctora.

Ante la gran crisis moral dentro y fuera de la Iglesia Católica, en un contexto en que un gran número de personas ya no siguen la moral cristiana, ¿considera acertado suavizar y reducir la norma moral católica? ¿O por el contrario debe llamarse a la conversión, tras mostrar las consecuencias negativas de una vida moralmente desordenada?

El Papa no puede recortar ni elevar una norma moral, del mismo modo que no puede modificar las leyes de la física. Las leyes morales son leyes divinas. Las meras leyes positivas humanas no forman parte de la moralidad propiamente dicha. A fin de transmitir una enseñanza moral católica y valiosa, es importante hacer comprensible la referencia a Dios y mostrar que la moralidad católica consiste, en términos figurados, en «mantener a los seres humanos –en contraposición a otros animales– dentro de los contornos de su propia especie», en libertad y sobre la base de la razón.

¿Cómo debe la Iglesia Católica conducir este debate? ¿Dónde se manifiesta actualmente la atención al bienestar de los niños –en materia matrimonial y en las cuestiones provida? ¿Las palabras de Cristo –«Dejad que los niños se acerquen a mí»– inspiran y transmiten algún significado hoy en día?

La mejor catequesis y enseñanza consiste en evocar buenos ejemplos y narraciones que nos ayuden a leer correctamente (San Pablo) las Sagradas Escrituras con el corazón. Jesús no ofreció presentaciones ni escribió libros complicados; por el contrario incitaba, especialmente a través del diálogo personal, al pensamiento y la reflexión personal. En cuanto a la cuestión de la comprensión y el entendimiento, procede mencionar aquí el polémico ejemplo de la anticoncepción. Los que hayan entendido el daño que la anticoncepción causa al amor y quienes hayan pasado por esta experiencia con la ayuda de las enseñanzas de la Iglesia, también saben por qué Pablo VI escribió Humanae Vitae y cuánto favorecen estas enseñanzas el desarrollo del amor, pese a que, al mismo tiempo, sean difíciles de seguir. Sucede lo mismo en otras situaciones cuando se cumplen los mandamientos de Dios.

Tradución: Víctor Lozano (InfoCatólica).

martes, 27 de diciembre de 2016

Fotos de la Santa Misa Tridentina de la solemnidad de la Natividad del Señor en el mundo: Costa Rica, España, Estados Unidos y Reino Unido

La primera fotografía fue tomada durante la Santa Misa de Gallo, oficiada en Nochebuena, a medianoche del sábado 24 de diciembre, en el Oratorio Brompton de Londres (Reino Unido). La siguiente pertenece a la Santa Misa Tridentina de la solemnidad de la Natividad del Señor oficiada anteayer, 25 de diciembre, en la iglesia de San Joaquín de Flores, en Heredia (Costa Rica). Luego podemos ver al P. Richard Cipolla oficiando la Santa Misa Tridentina de Navidad en la iglesia de Santa María de Norwalk, en Connecticut (EE.UU.). Y, por último, la Santa Misa Tridentina del día de Navidad oficiada en el Oratorio de la Escuela de Cristo de Sevilla (España), a la que asistió gran cantidad de fieles, como se observa en la última fotografía.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Navidad tras la liberación del terror islamista: fotos de la Divina Liturgia de la solemnidad de la Natividad del Señor en Alepo (Siria)

Estas imágenes fueron tomadas ayer, domingo 25 de diciembre, solemnidad de la Natividad del Señor, durante la Divina Liturgia celebrada en la catedral maronita de San Elías, en el centro histórico de Alepo (Siria), que, como puede observarse, presenta un estado lamentable después de su liberación tras la destrucción perpetrada por los terroristas islámicos. Las últimas imágenes se han tomado en la iglesia de Nuestra Señora de la misma ciudad.

La Iglesia maronita, fundada por San Marón hacia finales del siglo IV, está en plena comunión con la Sede Apostólica de Roma. De hecho, es la única de todas las Iglesias orientales que ha permanecido en plena comunión con Roma durante toda su Historia.

Las fotos no necesitan más comentarios: hablan por sí solas.

sábado, 24 de diciembre de 2016

Exclusiva del semanario 'Der Spiegel'. Palabras del Papa Francisco: "No hay que excluir que pase a la Historia como el que dividió a la Iglesia Católica". Habla el Cardenal Brandmüller

Antes de nada, ruego a los lectores que en este día de Nochebuena, en el que a medianoche celebramos el nacimiento del Hijo de Dios, dediquen un momento para rezar la oración por el Papa que hay al final de esta entrada, y que rueguen a Nuestro Señor que le ilumine y evite un cisma en Su Iglesia.

Ayer, viernes 23 de diciembre, el influyente semanario alemán Der Spiegel publicó un artículo sobre la actual crisis de la Iglesia, en el que habla de la creciente resistencia a las reformas del Papa Francisco. Al final de su artículo, Walter Mayr, su autor y corresponsal de Der Spiegel en Italia, revela una nueva e importante filtración:

En un círculo muy pequeño, se dice que Francisco ha hecho auto-crítica explicándose a sí mismo de la siguiente manera: "No hay que excluir que pase a la Historia como el que dividió a la Iglesia Católica".

Mayr opina que el Papa, por no responder a las dubia, en el pecado lleva la penitencia, como diríamos en español, traduciéndose ésta en incomprensión y más aislamiento.

Por su parte, el Cardenal Walter Brandmüller, uno de los firmantes de las dubia, que no asistió a la Misa oficiada por el Papa en la capilla Paulina del Vaticano por su 80 cumpleaños debido a su delicado estado (tiene 87 años), en su apartamento junto a la basílica de San Pedro dijo a Mayr lo siguente: en la verdad "se trata de todo o nada" ["es geht um die Wurst"], por decirlo en términos coloquiales. Es decir, se trata del "núcleo de todo, de la enseñanza de la Doctrina".

Además, agrega Mayr, el Papa Francisco -junto con el cardenal Walter Kasper- desea "suavizar los preceptos centrales de la fe católica y dejar a los obispos y sacerdotes locales la tarea de interpretarlos para la vida cotidiana de la gente". Enfoque que, según Brandmüller, ataca la base misma de la Iglesia universal:

"Quien piense que el adulterio persistente y la recepción de la Santa Comunión son compatibles es un hereje y promueve el cisma". La Santa Escritura, de acuerdo con Brandmüller, no es un lugar donde todo el mundo pueda elegir lo que le gusta: "Somos, de acuerdo con la Apóstol San Pablo, administradores de los misterios de Dios, pero no poseedores del derecho de disponer de ellos" (o 'de rechazarlos').

En opinión de Mayr, "hay mucho en juego". Para él, "Francisco parece estar cada vez más aislado" y también "desgastado". Un confidente del papa le ha dicho a Mayr: "Muchos ya no reconocen en el Francisco del año 2016 al hombre que eligieron en 2013". El periodista también describe cómo el Año de la Misericordia "ha dejado todo abierto" y "no ha cubierto en absoluto las expectativas". La reforma curial tampoco avanza; y, "desde algunos dicasterios, ahora llegan informes del 'caos total'". Según Mayr, "la volubilidad de Francisco causa problemas adicionales"; sus comentarios sobre los medios de comunicación y su tendencia hacia la "coprofagia" han causado indignación incluso entre sus acérrimos seguidores.

Según Der Spiegel, Francisco "aún está luchando por su legado". Trabaja desde las 5 de la mañana. "No le queda mucho tiempo", dice Mayr. Pero el Papa Francisco todavía podría tener algunas sorpresas para nosotros. Y, a continuación, el artículo de Der Spiegel concluye con las palabras recientemente atribuidas a Francisco y citadas más arriba: "No hay que excluir que pase a la Historia como el que dividió a la Iglesia Católica".

Fuente original: Der Spiegel. En inglés: 1P5. TRADUCCIÓN: CATHOLICVS.



En estos convulsos momentos de la Historia de la Iglesia, oremos por el Papa Francisco, para que Dios no permita que caiga en manos de sus enemigos -que no son, precisamente, los cuatro Cardenales que le han presentado las "dubia"-:

OREMVS PRO PONTIFICE NOSTRO FRANCISCO DOMINVS CONSERVET EVM, ET VIVIFICET EVM ET BEATVM FACIAT EVM IN TERRA ET NON TRADAT EVM IN ANIMAM INIMICORVM EIVS

V. TV ES PETRVS
R. ET SVPER HANC PETRAM AEDIFICABO ECCLESIAM MEAM

OREMVS

DEVS OMNIVM FIDELIVM PASTOR ET RECTOR FAMVLVM TVVM FRANCISCVM QVEM PASTOREM ECCLESIAE TVAE PRAEESSE VOLVISTI PROPITIVS RESPICE DA EI QVAESVMVS VERBO ET EXEMPLO QUIBVS PRAEEST PROFICERE VT AD VITAM VNA CVM GREGE SIBI CREDITO PERVENIAT SEMPITERNAM PER CHRISTVM DOMINVM NOSTRVM

R. AMEN



Roguemos por nuestro Pontífice Francisco. El Señor le conserve y le guarde, le haga feliz en la tierra y no permita que caiga en manos de sus enemigos.

V. Tu eres Pedro.
R. Y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia.
OREMOS

Oh Dios, pastor y guía de todos los fieles, mira propicio a tu siervo Francisco, a quien has querido hacer pastor y jefe de tu Iglesia; haz que con su ejemplo y su palabra aproveche a los que preside, y que en unión con la grey que te has dignado confiarle, consiga la vida eterna. Por nuestro Señor Jesucristo.

R. Amén.

LES DESEO FELICES Y SANTAS PASCUAS DE NAVIDAD

jueves, 22 de diciembre de 2016

Fotos de las Ordenaciones tradicionales y solemne Santa Misa Tridentina Pontifical oficiadas el Sábado de Témporas de Adviento por Mons. Dominique Rey, obispo de Fréjus-Toulon, en la basílica de Saint-Maximin-la-Sainte-Baume (Francia)

Estas fotografías fueron tomadas el pasado 17 de diciembre, Sábado de Témporas de Adviento, durante las Ordenaciones tradicionales conferidas por S. E. Mons. Dominique Rey, obispo de Fréjus-Toulon, y la solemne Santa Misa Tridentina Pontifical que ofició en la basílica de San Maximino de la localidad de Saint-Maximin-la-Sainte-Baume, en la región francesa de Provenza-Alpes-Costa Azul (Francia), donde se guardan las reliquias de Santa María Magdalena. Durante la ceremonia, fue ordenado el P. Etienne Lecarme, IBP, y cinco seminaristas recibieron las Órdenes menores: cuatro diocesanos (D. Martial Merlin, D. Andrea Giovanardi, D. Reinaldo Marecos y D. Jorge Corvalan), y uno de la Fraternidad de San José Custodio: el hermano Danka Pereira. Dom Alcuin Reid fue Maestro de Ceremonias. Fotos: Fraternidad de San José Custodio (Facebook).

martes, 20 de diciembre de 2016

Habla el Cardenal Burke: el acto formal de corrección al Papa Francisco se hará posiblemente después de Navidad y Epifanía (traducción al español de las entrevistas a ETWN y a LSN donde también responde a quienes atacan a los firmantes de las "dubia")

El pasado jueves 15 de de diciembre, S. E. R. Raymond Leo S.R.E. Card. Burke concedió una entrevista que retrasmitió un programa del canal católico EWTN presentado por Raymond Arroyo, en el curso de la cual respondió a todos aquellos dentro de la Iglesia que le han criticado a él y a otros tres cardenales por pedir una clarificación moral sobre "Amoris laetitia". Dijo que los cardenales no están creando división, sino "abordando" la división existente dentro de la Iglesia. También insistió en que "nunca" formará parte de un cisma por defender la fe católica, y que los ataques contra el matrimonio desestabilizan a la Iglesia y a la sociedad.

Burke respondió directamente a las afirmaciones que los estrechos colaboradores del Papa, el padre Antonio Spadaro y el cardenal Christoph Schönborn, han hecho sobre "Amoris laetitia". En particular, se refirió a la afirmación de Spadaro de que el Papa Francisco ya ha respondido los "dubia" de los cuatro cardenales mediante la aprobación de las directrices emitidas por los obispos de Buenos Aires permitiendo la Comunión para los divorciados vueltos a casar. Burke también respondió al Papa Francisco cuando dijo que las personas que eran demasiado "rígidas" defendiendo la doctrina sufren algún tipo de de "trastorno".

Respondiendo a la afirmación de Spadaro de que Burke y los otros tres cardenales están tratando de "acrecentar" la división y la tensión en la Iglesia, Burke dijo: "De hecho, estamos tratando de abordar la división que ya está muy 'acrecentada', por usar su frase".

"Sólo cuando estas preguntas, que hemos planteado de acuerdo con la manera tradicional de resolver las cuestiones en la Iglesia que tienen que ver con asuntos muy graves, sólo cuando estas preguntas sean respondidas adecuadamente, se disipará la división", dijo Burke. "Pero como está ocurriendo ahora, mientras esto continúe, la división sólo crecerá y, por supuesto, el fruto de la división es el error. Y aquí estamos hablando de la salvación de las almas, de las personas que son inducidas a error en asuntos que tienen que ver con su salvación eterna. Por lo cual, el padre Spadaro está muy equivocado en esa afirmación".

Burke dijo que estaba "muy" ofendido por la reciente afirmación de Spadaro de que el Papa Francisco no da respuestas a preguntas "binarias".

"Es el papel del Papa como pastor de la Iglesia universal, como guardián de la unidad de los obispos y de todo el Cuerpo de Cristo, responder a tales cuestiones", dijo Burke. "Sugerir que plantear estas preguntas es un signo de insinceridad es profundamente ofensivo. Puedo asegurarles que por mi parte, y también sé que por los otros cardenales involucrados, no plantearíamos las preguntas a menos que tuviéramos la más profunda y sincera preocupación por la Iglesia misma y por los miembros individuales de los fieles".

El Papa Francisco ha "dado su propia opinión" sobre la Comunión a los divorciados vueltos a casar, pero "la cuestión sólo se puede responder en términos de lo que la Iglesia siempre ha enseñado y practicado", dijo Burke. "No es cuestión de... alguna idea especulativa que tenga acerca de cómo abordar estas preguntas, sino ¿cómo Cristo en Su Iglesia se ocupa de tales cuestiones? ...hasta que se proporcione esa respuesta, permanecemos en un estado confuso".

Burke y Arroyo discutieron la aparente incompatibilidad de "Amoris laetitia" con porciones de la exhortación del Papa San Juan Pablo II "Familiaris Consortio" y la afirmación de Schönborn de que se trata de una "evolución" de las enseñanzas de la Iglesia.

"No puedes tener un desarrollo de una enseñanza que es una ruptura con esa enseñanza, que es un alejamiento de esa enseñanza", dijo Burke. "Las observaciones del cardenal Schönborn a este respecto no reflejan lo que se llama desarrollo de la doctrina -en otras palabras, a través de la reflexión de la Iglesia, Ésta profundiza su apreciación de una enseñanza y ayuda a los fieles a practicar esa enseñanza-. En este caso, es una cuestión de ruptura total en la enseñanza de la Iglesia, un completo alejamiento de lo que la Iglesia siempre ha enseñado. A éso no se le puede llamar desarrollo. Un desarrollo es algo orgánico, donde puede verse que lo que la Iglesia ha estado enseñando sobre el matrimonio ahora se expresa con una plenitud mayor".

Burke denunció la "politización de la Iglesia" que se ha producido cuando los partidarios de relajar la práctica de la Iglesia han atacado a los cuatro cardenales a través de los medios de comunicación. Esta "politización" se "incrementa muchísimo por todas estas formas de intervención mediática que son muy dañinas y están haciendo mucho daño al bien común de todos en la Iglesia", dijo.

"Percibo que un espíritu mundano, un espíritu terrenal ha entrado en la Iglesia, el cual dividiría a sus miembros en varios campos: liberales y conservadores", dijo Burke, siendo estos últimos "los 'fundamentalistas', como a algunos les gusta llamar a aquellos de nosotros que luchamos por defender la constante enseñanza de la Iglesia".

Burke también respondió a la reciente entrevista del obispo Athanasius Schneider, durante la cual explicó la "extraña forma de cisma" que ocurre hoy en la Iglesia. Schneider describió cómo "numerosos eclesiásticos mantienen la unidad formal con el Papa, a veces por el bien de su propia carrera o por un tipo de papolatría", pero que "al mismo tiempo han roto sus lazos con Cristo, la Verdad, y con Cristo, la verdadera cabeza de la Iglesia". Lo han hecho negando la verdad sobre el matrimonio y abrazando "un evangelio de libertad sexual" que carece del sexto mandamiento, dijo.

Burke habló de la cuestión en la misma línea que Schneider, explicando que los defensores de la enseñanza perenne de la Iglesia son lo opuesto a los cismáticos.

"Yo, por mi parte, nunca seré parte de un cisma", dijo Burke. "Yo soy católico y defender la fe católica no es motivo para mi separación de la Iglesia. Y por eso simplemente tengo la intención de continuar defendiendo la fe por amor a Nuestro Señor y por, su Cuerpo Místico, mis hermanos y hermanas en la Iglesia, y creo que los otros cardenales son de la misma opinión".

Cuando Arroyo presiona a Burke sobre los comentarios que Francisco hizo afirmando que la gente que está "bloqueada de alguna manera en su 'rigidez' sobre la doctrina y de otras cosas... sufren de una compulsión o trastorno", el cardenal dijo que las dubia "no son las reacciones de personas que sufren trastornos emocionales".

"Nuestra presentación de las cinco preguntas se hace con gran serenidad y con gran respeto", dijo. "Que estemos profundamente preocupados por la verdad de la doctrina de la fe y su integridad no es signo de enfermedad".

[Fuente: LSN. Traducción: CATHOLICVS]



Por otra parte, este pasado fin de semana el Cardenal Burke también concedió una entrevista exclusiva a LifeSiteNews (puede leerse la entrevista original completa, en inglés, en este enlace), de la que aquí transcribo la parte en la que menciona la fecha en la que se podría producir el acto formal de corrección al Papa Francisco si sigue sin responder las "dubia", que podría tener lugar después de Navidad y Epifanía. Así lo cuenta Infovaticana:

Usted ha hablado de una posible y próxima corrección formal al Papa Francisco, si continúa negándose a responder a las dubia expresadas por usted y los otros cardenales –con el apoyo vocal de numerosos teólogos y decenas de miles de fieles. ¿Cuando se llevaría a cabo tal acción y cómo sería?

Las dubia tienen que tener una respuesta porque tienen que ver con los fundamentos de la vida moral y de la enseñanza constante de la Iglesia con respecto al bien y al mal, con respecto a las diversas realidades sagradas como el matrimonio y la Santa Comunión.

Qué formato tendría es muy simple; sería directa, así como lo son las dubia, sólo que en este caso ya no sería plantear preguntas, sino confrontar las declaraciones confusas en Amoris Laetitia con lo que ha sido la constante enseñanza y práctica de la Iglesia, corrigiendo de este modo Amoris Laetitia.

Es una antigua práctica en la Iglesia, la corrección al Papa. Esto no ha ocurrido en los últimos siglos, pero hay ejemplos y se lleva a cabo con respeto absoluto al sucesor de San Pedro, de hecho, la corrección al Papa es en realidad una forma de salvaguardar ese oficio y su ejercicio.

¿Cuándo tendría lugar? Ahora, por supuesto, estamos en los últimos días, los días de fuerte gracia, antes de la Solemnidad de la Natividad de Nuestro Señor, y tenemos la octava de la solemnidad y las celebraciones en el comienzo del Año Nuevo –todo el misterio del Nacimiento de Nuestro Señor y Su Epifanía– por lo que probablemente tendrá lugar en algún momento después de eso.

¿Cuál es la obligación de los fieles laicos ahora en este tiempo de gran agitación en la Iglesia? ¿Qué pueden hacer, más allá, por supuesto, de la oración, para ayudar a rectificar la situación actual de confusión perjudicial que incluso está causando escándalo entre sus hijos? Por ejemplo, cuando escuchan el Papa y aquellos cercanos a él diciendo una cosa –mientras que lo que sus padres dicen que es muy diferente– y, a menudo éstos se oponen a las enseñanzas del Papa San Juan Pablo II?

Tenemos que hacer una distinción entre dos voces o dos cuerpos de la persona que es el Papa. Una voz, un solo cuerpo, es la del Vicario de Cristo en la tierra. Y esa voz que oímos cuando el Papa anuncia lo que la Iglesia siempre ha enseñado y practicado, lo promueve, o nos ayuda a entenderlo y aplicarlo en nuestra vida diaria.

La otra voz, el otro cuerpo, es la del hombre, que puede tener muchos pensamientos y hacer muchas declaraciones, que no están relacionados en absoluto con el ejercicio del Oficio de Pedro.

Así cuando el Papa parece decir cosas que son contrarias a la enseñanza de la Iglesia, no es razonable, ni tampoco es una expresión de fe, adherirse a ese tipo de declaraciones como si fueran el ejercicio del magisterio papal. Y de esta manera, los padres pueden ayudar a sus hijos a encontrar lo que es el corazón de la fe, qué es nuestra vida en Cristo –de otras declaraciones o escritos que no son una expresión de la fe y la vida sacramental y la disciplina.

¿Cómo pueden los católicos responder a casos concretos de confusión generados desde el mismo Papa, por ejemplo cuando dijo que la cohabitación es un matrimonio real y tiene la gracia del matrimonio real, o cuando él invitó a una pareja de lesbianas al Vaticano y se refirió a esta pareja como “casada y feliz”? ¿Cómo pueden los católicos responder cuando dice estas cosas para que no parezca que critican al Papa por el mero hecho de ser críticos?

Creo que lo importante para nosotros como católicos es simplemente afirmar una vez más lo que la Iglesia siempre ha enseñado y practicado. Y tenemos en el Catecismo de la Iglesia Católica y en otros documentos papales –por ejemplo Familiaris Consortio, la exhortación apostólica del Papa San Juan Pablo II, Veritatis Splendor, su carta encíclica sobre la vida moral– tenemos estas enseñanzas seguras, y es importante para dar testimonio de esas enseñanzas, para expresarlas, conocerlas nosotros mismos, y luego simplemente decir: “Pero esto es lo que la Iglesia enseña”. No importa lo que los medios de comunicación u otras personas estén diciendo, o incluso si alguna cita del mismo Papa parece decir otra cosa. Debemos dar testimonio de lo que la Iglesia siempre ha enseñado y practicado, y de esa manera nos mantendremos serenos, no cederemos a la confusión, e incluso a la división.

Puede leerse la entrevista completa en este enlace.

lunes, 19 de diciembre de 2016

¿Preludio de desgracias? Por primera vez en casi cuatro décadas, la sangre de San Jenaro, Patrón de Nápoles, no se ha licuado

La licuefacción de la sangre de San Jenaro, Obispo de Benevento que murió mártir durante la persecución de Diocleciano en 305 d.C. y Patrón de Nápoles (Italia), es un milagro universalmente conocido. Se tiene constancia del mismo, al menos por escrito, desde al menos el año 1389. Su sangre se licúa tres veces al año:
  • En la fiesta del traslado de San Jenaro, el sábado anterior al primer domingo de mayo.
  • En la fiesta que conmemora su martirio, el 19 de septiembre.
  • Y en la fiesta que se celebra en su honor como Patrón de la ciudad de Nápoles, en conmemoración de la advertencia de la erupción del Vesubio del año 1631, el 16 de diciembre.
El pasado viernes 16 de diciembre, sin embargo, no se licuó la sangre, como informó la prensa italiana (La Stampa o La Repubblica), lo cual los napolitanos temen que sea el preludio de alguna desgracia, pues en otras ocasiones del pasado en que tampoco se licuó sobrevinieron calamidades como guerras, epidemias y terremotos: en 1939 -comienzo de la II Guerra Mundial-, en 1940 -entrada de Italia en la guerra-, en 1943 -invasión nazi de Italia-, en 1973 -brote de cólera en Nápoles-, y en 1980 -terremoto de Irpinia, que dejó cientos de muertos-, siendo ese año la última vez en que no se licuó la sangre.

Este fenómeno, además, ha estado ligado a la presencia de dos Papas: el Beato Pío IX, ante cuya presencia la sangre se licuó en 1848; y el Papa Francisco, que el 21 de marzo de 2015 dio la bendición con el relicario que contiene la sangre en la catedral de Nápoles, y al devolvérsela al Cardenal Crescenzio Sepe, aunque la sangre seguía estando sólida, el cardenal le dijo: "Parece que San Jenaro ama al Papa, porque la sangre ya está medio licuada", a lo que el Papa Francisco replicó con sarcasmo: "El arzobispo ha dicho que la sangre se ha licuado a medias. Eso significa que el Santo nos ama a medias. Todos tenemos que convertirnos un poco más para que nos ame más".

A mucha gente le inquieta el hecho de que este milagro no se haya producido a las puertas del año 2017, en el que se celebra el centenario de las apariciones de la Santísima Virgen María en Fátima (Portugal), pero que también marca el centenario de la revolución bolchevique en Rusia, que dio lugar a la expansión del comunismo y sus errores por todo el mundo -como predijo la Santísima Virgen-, el tercer centenario de la creación de la Gran Logia de Londres -que daría comienzo oficial a la masonería-, y el quinto centenario de la herejía y apostasía de Martín Lutero y el cisma protestante. De momento, el arzobispo de Cagliari, Mons. Vincenzo De Gregorio, para quitar hierro al asunto, ha recomendado "no pensar en calamidades o desgracias. Somos hombres de fe y debemos seguir rezando". Pero a los fieles locales ya nadie les quita el miedo del cuerpo.

domingo, 18 de diciembre de 2016

Noveno cardenal que apoya las "dubia" para que el Papa Francisco aclare puntos conflictivos de "Amoris laetitia": Renato Raffaele Martino, Cardenal Protodiácono y Presidente Emérito del Pontificio Consejo "Justicia y Paz"

En una entrevista publicada anteyer, viernes 16 de diciembre, en "La fede quotidiana", S. E. R. Renato Raffaele S.R.E. Card. Martino, Cardenal Protodiácono1, Presidente Emérito del Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz, Presidente Emérito del Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantes e Itinerantes y ex Observador Permanente de la Santa Sede en las Naciones Unidas, también se posiciona favorable a las dubia de los cuatro cardenales, por lo que ya van nueve (9) cardenales -los otros pueden verse aquí- partidarios de que el Papa Francisco las aclare. Esto es lo que ha dicho al respecto:

Las dubia de los cuatro cardenales, ¿qué le parecen?

"Que no las veo nada de malo. Es lícito en temas de doctrina dirigir una consulta al Papa y también es justo responder".

Comunión a los divorciados vueltos a casar civilmente ¿se les puede dar?

"No, la doctrina no ha cambiado y no cambiará. El sacramento del matrimonio es indisoluble. Ciertamente, el caso mencionado por Amoris Laetitia puede prestarse a interpretaciones dudosas, aunque se comprenda la perspectiva pastoral seguida".




1 El Cardenal Protodiácono es el cardenal diácono de mayor rango. Tras el cónclave, es el encargado de anunciar al mundo el nombre de un nuevo Papa (Habemus Papam) desde el balcón central de la basílica de San Pedro del Vaticano y también de imponer el palio durante la coronación papal. Asimismo, proclama los decretos de Indulgencia Plenaria promulgados por el Papa en ocasiones especiales -como la bendición "Urbi et Orbi"-, y de asistir a éste como diácono en las celebraciones litúrgicas solemnes.

Puede leerse la entrevista completa en este enlace.

sábado, 17 de diciembre de 2016

¿Cisma "en ciernes"? No van a dejar títere con cabeza. Por sus frutos los conoceréis

Algunos hablan de un cisma latente o "en ciernes" en la Iglesia. En realidad, sólo falta un documento que, como en el caso de las históricas excomuniones a ortodoxos y protestantes, lo formalice, porque el cisma ya existe de facto: obispos escandalizando; promoviendo el aborto; la homosexualidad; el adulterio; la simonía; la eutanasia y el homicidio a petición; la administración sacrílega de los sacramentos de la Penitencia, la Eucaristía y la Extremaunción; la prohibida Communicatio in sacris, la ordenación de hombres casados, etc. En definitiva, no sólo se ataca la Doctrina, la Tradición y el Magisterio de la Iglesia, sino, sobre todo, la Moral católica; y lo hacen altas jerarquías de la misma, escandalizando a todos los fieles. Quien no se lo crea, que vea la relación de declaraciones y acontecimientos, que no pretende ser exhaustiva -ni está ordenada cronológicamente-, bajo estas líneas:
  • Johan Jozef Bonny, obispo de Amberes (Bélgica), aboga por el reconocimiento de las parejas homosexuales (ver aquí).
  • El cardenal alemán Walter Kasper espera compartir la Comunión eucarística con los protestantes en situaciones particulares, especialmente respecto a los matrimonios y familias mixtas (ver aquí).
  • El mismo cardenal Walter Kasper, además de ser el principal impulsor de dar la Comunión a los adúlteros durante los últimos Sínodos de la Familia de 2014 y 2015, ha sostenido herejías públicamente, sin que se haya retractado hasta la fecha (ver aquí y aquí).
  • El Cardenal alemán Reinhard Marx, del Consejo de Cardenales (C9) que asesora al Papa Francisco, promueve dar la Comunión a los adúlteros (ver aquí).
  • La página web oficial de la Conferencia Episcopal Alemana publica un artículo que dice que "la anticoncepción le da a las mujeres 'una nueva libertad'" y que hay que ver la "homosexualidad como algo bueno" (ver aquí).
  • La Conferencia Episcopal Alemana aprueba la píldora abortiva del día después (PDD) en los hospitales católicos alemanes (ver aquí).
  • El cardenal belga Godfried Danneels apoya el homomonio y reconoce la existencia y su pertenencia de la mafia de Sankt Gallen para evitar la elección de Benedicto XVI, dificultar su Pontificado y hacerle dimitir, para después elegir un Papa afín a sus planes (ver aquí).
  • Robert McElroy, obispo de San Diego (California) apoya el homomonio y ha instado a los sacerdotes de su diócesis a "abrazar" a las "familias LGTB" y a administrar la Comunión a los adúlteros en ciertos casos (ver aquí).
  • Socrates B. Villegas, arzobispo de Lingayen Dagupan y presidente de la Conferencia Episcopal de Filipinas, escribió una carta en la que aseguraba que no había que esperar las directrices de los obispos sobre la exhortación apostólica "Amoris laetitia" y pidió que se dé la Comunión -"comida para los miserables"- a los "pecadores" (ver aquí).
  • Obispos canadienses mandan dar los sacramentos a quienes piden la eutanasia (ver aquí y aquí).
  • Estos son los obispos de la Asamblea Episcopal del Atlántico que han firmado dichas directrices:
Anthony Mancini, Arzobispo de Halifax-Yarmouth
Martin Currie, Arzobispo de St. John's
Valéry Vienneau, Arzobispo de Moncton
Brian J.Dunn, obispo de Antigonish
Anthony Daniels, obispo de Grand Falls
Claude Champagne, obispo de Edmundston
Richard Grecco, obispo de Charlottetown
Peter Hundt, obispo de Corner Brook y Labrador
Robert Harris, obispo de Saint John
Daniel Jodoin, obispo de Bathurst
  • Los obispos de la región pastoral de Buenos Aires decretan dar la Comunión a los adúlteros en ciertos casos. El Papa avala la interpretación que se hace en este documento sobre el capítulo VIII de "Amoris laetitia" (ver aquí).
  • El cardenal belga Jozef De Kesel, Arzobispo de Malinas-Bruselas creado por el Papa Francisco y protegido del arzobispo emérito de Bruselas, Godfried Danneels, sugiere en su último libro "Église et famille: ce qui pourrait changer" (Iglesia y la familia: esto podría cambiar), que las parejas de homosexuales, los católicos viviendo en adulterio y las parejas amancebadas deben recibir "algún tipo de bendición en la Iglesia", para lo que propone una "diversidad de rituales" que reconozcan la "exclusividad y estabilidad de la relación" (ver aquí).
  • El cardenal brasileño Cláudio Hummes quiere la ordenación de hombres casados (ver aquí).
Lo más sorprendente, además de sus aberrantes declaraciones, propuestas y decretos, es que todos estos obispos y cardenales sigan siendo nominalmente católicos, así como que se les siga permitiendo difundir el error y la inmoralidad, cuando no atacar impunemente a quienes defienden la Doctrina, Tradición, Magisterio y Moral de la Iglesia Católica.

Sólo cabe recordar las palabras del Señor:

"Guardaos de los falsos profetas, los cuales vienen a vosotros disfrazados de ovejas, mas por dentro son lobos rapaces. Los conoceréis por sus frutos. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos o higos de los abrojos? Asimismo todo árbol bueno da frutos sanos, y todo árbol malo da frutos malos. Un árbol bueno no puede llevar frutos malos, ni un árbol malo frutos buenos. Todo árbol que no produce buen fruto, es cortado y echado al fuego. De modo que por sus frutos los conoceréis".
(Mt 7, 15:20)


miércoles, 14 de diciembre de 2016

Obispos canadienses mandan dar los sacramentos a quienes piden la eutanasia, el obispo suizo de Coira se lo prohíbe a sus sacerdotes, y el Papa Francisco le llama a consultas mientras habla del "pobre" suicida Judas Iscariote

Cada día un sobresalto. Y cada día un ataque nuevo a la doctrina, a la moral católica y a los sacramentos; con "licencia eclesiástica", eso sí. Ahora le ha tocado el turno a la Extremaunción: hoy se ha difundido -y por ello están corriendo ríos de tinta- una nueva "directriz pastoral" de los obispos de las diócesis canadienses del Atlántico que permiten que los sacerdotes den la absolución, la Comunión y la Extremaunción a los que pretenden suicidarse o que otros les asesinen por encargo -bien sea el personal sanitario, familiares o amigos-. Según ellos, basándose en "Amoris laetitia" y "Evangelium Gaudium", del Papa Francisco (ver noticia completa más abajo).

Mientras esto ocurre en Canadá, S. E. Mons. Vitus Huonder, obispo de Coira (Suiza), ha ordenado a sus sacerdotes que denieguen los últimos sacramentos a quienes eligen morir mediante eutanasia, por ser incompatible con la salvación y porque "en dicha circunstancia, no se dan los requisitos previos para la recepción de los sacramentos" (ver aquí).

Casualidad o no, Mons. Huonder ha sido "llamado a consultas" por el Papa Francisco justo para el día de su cumpleaños, el próximo 17 de diciembre (ver aquí).

Y hoy mismo, desde la Santa Sede nos llega otra información, muy escueta, relacionada con todo lo anterior: tras la reunión del Papa con el Consejo de Cardenales (C9), el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke, ha asegurado que el Papa Francisco no va a responder a las "dubia" de los cuatro cardenales porque "para el Papa está suficientemente claro que ya ha hablado el Sínodo" ("per il Papa è abbastanza chiaro che ha già parlato il Sinodo"). Y esto a pesar de que, exactamente, el Sínodo ya ha hablado: rechazando los polémicos puntos de "Amoris laetitia" sobre los que el Papa se niega a pronunciarse (ver aquí).

Como colofón, en la homilía de hoy en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco ha vuelto a hablar del "pobre" Judas Iscariote, el que traicionó al Señor y luego se suicidó, con estas palabras:

"Judas fue un traidor, ¡pecó mucho eh! Pecó enormemente. Pero después el Evangelio dice: “Arrepentido, fue a devolverles las monedas”. Y ellos ¿qué hicieron? “Pero, tú fuiste socio nuestro. Quédate tranquillo… ¡Nosotros tenemos el poder de perdonarte todo!”. ¡No! “¡Arréglate como puedas! ¡Es un problema tuyo!”. Y lo dejaron solo: ¡descartado! El pobre Judas traidor y arrepentido no fue acogido por los pastores. Porque ellos habían olvidado lo que significa ser pastor. Eran los intelectuales de la religión, los que tenían el poder, los que llevaban adelante la catequesis del pueblo con una moral hecha por su inteligencia y no por la revelación de Dios".

No hace falta ser ningún lince para atar cabos. Para quien no se la haya leído, en "Amoris laetitia" también se alude a la eutanasia. Hablé de ello en una de las partes de mi análisis sobre dicho documento (ver aquí). En concreto, el Papa cita el punto el 2352 del Catecismo de la Iglesia Católica, tratando de encontrar, infructuosamente, otra justificación para "demostrar" que los adúlteros, o al menos algunos de ellos, no cometen un pecado grave. Pero en dicho punto, el 2352, los atenuantes que se exponen se refieren a la masturbación, no al adulterio. Pues bien, en la misma nota que acompaña esta cita, también nombra la Declaración "Iura et bona" de la Congregación para la Doctrina de la Fe (5 mayo 1980), que tampoco guarda relación con el adulterio, sino que se refiere a la eutanasia; pero lejos de servir de ejemplo para justificar esos supuestos "atenuantes" en el caso del adulterio, fíjense lo que se dice en dicha declaración:

"Podría también verificarse que el dolor prolongado e insoportable, razones de tipo afectivo u otros motivos diversos, induzcan a alguien a pensar que puede legítimamente pedir la muerte o procurarla a otros. Aunque en casos de ese género la responsabilidad personal pueda estar disminuida o incluso no existir, sin embargo el error de juicio de la conciencia —aunque fuera incluso de buena fe— no modifica la naturaleza del acto homicida, que en sí sigue siendo siempre inadmisible".

Congregación para la Doctrina de la Fe, Declaración Iura et bona, sobre la eutanasia (5 mayo 1980), II: AAS 72 (1980)

Con esta nueva "ocurrencia", ya van cuatro sacramentos que se cargan: la Penitencia, la Eucaristía, el Matrimonio, y ahora la Extremaunción, además de contar con un nuevo tipo de episcopado: el que es más "misericordioso" que todos los obispos que ha habido en la Iglesia durante más de dos mil años, e incluso que el mismo Cristo -mejor no recordar al obispo que propuso durante el pasado sínodo de la familia volver a instaurar el repudio mosaico-. Tenemos un episcopado alemán que ha aprobado la simonía y la dispensación de la píldora abortiva en los hospitales católicos alemanes, además de llevar tiempo dando comuniones sacrílegas a los adúlteros; a los que recientemente se han sumado obispos como uno de Filipinas, el de San Diego y los de la región de Buenos Aires, que admiten la bigamia y la administración sacrílega de sacramentos a los adúlteros; y como penúltima obra de "misericordia", pues no será la última, tenemos ahora a los misericordiosísimos obispos de Canadá atlántico que quieren absolver el pecado el de suicidio/homicidio incluso antes de cometerse, a quienes no sólo no tienen propísito de la enmienda, sino que tienen previsto pecar después de recibir la absolución, comulgar a continuación y recibir los santos óleos de la Extremaunción. Como dice el Evangelio: el que tenga oídos para oír, que oiga.

Aquí está más desarrollada la noticia sobre los obispos canadienses:



Nueva pastoral de los prelados de las diócesis del Atlántico

Obispos canadienses aprueban dar los sacramentos a los que quieren suicidarse


Las nuevas directrices pastorales de las diócesis canadienses del Atlántico permiten que los sacerdotes den la Comunión y la Unción de Enfermos y absuelvan de sus pecados a los que pretenden suicidarse con auxilio médico, según la ley canadiense. La decisión será tomada por cada sacerdote, después de un «encuentro pastoral» con el interesado y su familia.

(InfoCatólica) En junio de este año, se aprobó en Canadá una legislación federal que legalizaba el suicidio asistido. La nueva ley canadiense permite que los médicos y enfermeras o bien causen directamente la muerte del paciente (eutanasia) o le receten medicinas para provocar su muerte (suicidio asistido).

En ese contexto, los obispos canadienses de la región del atlántico publicaron el pasado 27 de noviembre la carta titulada «Una reflexión pastoral sobre la asistencia médica para morir». En ella, se dan los criterios pastorales apropiados, a juicio de los obispos, para que los sacerdotes traten con las personas que han decidido suicidarse aprovechando las facilidades que les confiere la nueva ley.

En la carta, se indica que la nueva legislación «plantea muchas preguntas y preocupaciones para los enfermos, sufrientes y sus familias y amigos», además de «plantearnos el reto como Iglesia y como Católicos individuales de crecer en nuestra comprensión de la enseñanza moral de la Iglesia sobre este tema». Los obispos recuerdan que la eutanasia y el suicidio asistido «no reflejan nuestra visión cristiana de la vida, el sufrimiento y la muerte», aunque en ningún momento se denuncia la ley como gravemente inmoral e injusta.

Monseñor Claude Champagne, obispo de Edmunston y Presidente de la Conferencia Episcopal del Atlántico, explicó al Catholic Register que el documento pone más énfasis en el cuidado pastoral que en la doctrina, para asegurarse de que los católicos se sientan acogidos. «Intentamos no condenar ni juzgar, sino que tratamos de acercarnos a la gente para expresar la visión católica, a la vez que acompañamos a la gente». De esa forma, quieren seguir lo expresado en Amoris Laetitia, sobre reconocer que «hay gente que todavía no ha llegado» a aceptar la visión católica. «Los acogeremos, intentaremos comprenderlos y los acompañaremos». La carta afirma que el Santo Padre «nos recuerda que quien acompaña a otros debe darse cuenta de que la situación de cada persona ante Dios y su vida de gracia son misterios que nadie puede conocer plenamente desde fuera. Por lo tanto, no debemos juzgar la responsabilidad y culpabilidad de la gente».

Los obispos señalan que, «en el cuidado pastoral de aquellos que están contemplando la posibilidad de recurrir a la asistencia médica para morir, debemos recordar que la finalidad del cuidado pastoral es comunicar la compasión de Cristo, su amor que sana y su misericordia». Asimismo, indican que las personas «que estén considerando la posibilidad de acudir a la eutanasia o al suicidio asistido y que pidan el ministerio de la Iglesia deberán ser acompañadas con diálogo y apoyo compasivo y orante».

El documento de los obispos indica que aquellos que estén «considerando recurrir a la eutanasia o al suicidio asistido» podrán recibir la Comunión, la Confesión y la Unción de Enfermos además de tener un funeral católico después de suicidarse. Para concederles estos sacramentos, los sacerdotes deberán tener en cuenta su «contexto emocional, familiar y de fe». Es el «encuentro pastoral» el que «arrojará luz sobre situaciones pastorales complejas e indicará la acción más apropiada a tomar, incluida la decisión de si la celebración de los sacramentos es adecuada». La decisión de si se va a celebrar un funeral católico deberá tomarse en «diálogo con las personas involucradas de forma compasiva, sensible y abierta», aunque parecen indicar que siempre deberá celebrarse ese funeral, porque «como personas de fe y ministros de la gracia de Dios, estamos llamados a confiar a todos, sin importar sus decisiones, a la misericordia de Dios».

Con estas directrices pastorales, los obispos del Atlántico se separan por completo de lo que determinaron en septiembre los obispos canadienses de Alberta y los Territorios del Noroeste. Los obispos de esta otra región publicaron un Vademécum en el que se indicaba que las personas que rechazaran de forma «obstinada» la doctrina de la Iglesia sobre el suicidio asistido no podían recibir la Unción de Enfermos. Sí que admitían, en cambio, la posibilidad de un funeral católico en algunas situaciones.
Monseñor Champagne resaltó que la postura de los obispos de Alberta y el Noroeste no expresa la visión de todos los obispos católicos del Canadá.

martes, 13 de diciembre de 2016

Con el Cardenal Paul Josef Cordes, Presidente emérito del Pontificio Consejo "Cor Unum", ya son ocho los Cardenales favorables a que el Papa Francisco responda a las "dubia" generadas por "Amoris laetitia"

Las "dubia" presentadas al Papa Francisco por los cuatro Cardenales, S. E. R. Walter Card. Brandmüller, S. E. R. Raymond Leo Card. Burke, S. E. R. Carlo Card. Caffarra y S. E. R. Joachim Card. Meisner, para que aclare varios puntos de "Amoris laetitia" que parecen contradecir la Fe Católica, ya han recibido el apoyo de otros tres Cardenales Prefectos: S. E. R. Gerhard Ludwig Card. Müller, S. E. R. Robert Card. Sarah y S. E. R. George Card. Pell, Prefectos de la Congregación para la Doctrina de la Fe, de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, y de la Secretaría de Economía de la Santa Sede, respectivamente (ver aquí y aquí); de tres obispos: S. E. Mons. Jan Wątroba, Obispo de Rzeszów y Presidente del Consejo para la Familia de la Conferencia Episcopal Polaca, S. E. Mons. Jósef Wróbel, Obispo titular de Suas y auxiliar de Lublin (Polonia), y S. E. Mons. Athanasius Schneider, Obispo titular de Celerina y auxiliar de María Santísima en Astaná (Kazajistán) (ver aquí); y de vientitrés prestigiosos académicos, intelectuales y pastores católicos (ver aquí); a los que ahora se suma otro Cardenal más: S. E. R. Paul Josef Card. Cordes, Presidente emérito del Pontificio Consejo "Cor Unum". Lo ha hecho en una entrevista concedida al portal católico austríaco Kath.net. Así lo relata Infocatólica:

En una entrevista concedida al portal católico austriaco Kath.net, el cardenal Cordes defiende la enseñanza moral tradicional de la Iglesia en lo concerniente al matrimonio y la familia. A lo largo de su historia, explica el purpurado, «la Iglesia nunca ha rechazado el contenido central y la verdad de las enseñanzas de Jesucristo».

En relación a la idea de que las enseñanzas pueden ser modificadas, pregunta «¿Cómo podría la Iglesia declarar como confiable una declaración de Fe, si ésta desestima una declaración anterior y la hace ver como falsa y sin relevancia?»

El Cardenal Cordes recuerda que la Iglesia ha lidiado desde hace mucho tiempo con la cuestión del apoyo a las personas divorciadas vueltas a casar. Luego de nombrar diferentes ejemplos en la historia de la Iglesia (Orígenes, San Basilio el Grande, Concilio de Trento, ConcilioVaticano II), Cordes termina su descripción haciendo referencia al Sínodo de la Familia del año 1980 y la exhortación Apostólica post-sinodal, Familiaris Consortio, del Papa Juan Pablo II. Y advierte en relación al Amoris Laetitia: «Y ahora, repentinamente, se ha encontrado después de todo, ¡una solución magisterial!»

Esta «autorización», según Cordes, «aparece en una nota a pie de página de la Exhortación Apostólica Amoris Laetitia con el argumento de que bajo ciertas circunstancias, la recepción de los Sacramentos puede ser de beneficio para dichos católicos (los divorciados vueltos a casar) para que puedan crecer en Fe y en Caridad». Sin embargo, el cardenal Cordes asegura que el «fundamento teológico» de éste permiso es poco convincente, y que por el hecho de aparecer como una nota a pie de página, es decir, sin obligatoriedad formal, ciertamente carece del estatus y el rango de un dogma».

Posteriormente, el purpurado también añade lo siguiente: «Los cuatro cardenales han pedido de forma objetiva, que se despejen las dudas acerca del texto (Amoris Laetitia). Sus dubia recibieron un rechazo desproporcionado, me es difícil comprender la indignación que ha causado; me cuesta creer que las personas que se han molestado tanto, estén motivadas por un deseo de conocer la verdad».

Por último, el cardenal Cordes hace una útil referencia a las recientes declaraciones del Cardenal Gerhard Müller, en las que el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe manifiesta que el documento no puede ser interpretado de tal forma que invalide o contradiga documentos anteriores publicados por otros papas o por la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Traducido por Claudia Nuñez, del equipo de traductores de InfoCatólica.

Publicado originalmente en The Wanderer Online Daily.